Julio César Arreaza: Por encima de todo

thumbnailjuliocesararreazaEl mundo fija sus ojos en Venezuela y mira asombrado como el régimen se desmanda sin pudor por encima de la institucionalidad, como se solaza en actuar a manotazos tapado por una mínima hojita de parra de aparente legalidad, pero el tinglado autoritario por más que se tongonee siempre se le ve el bojote. El decreto de emergencia-excepción desaplica la Constitución; con el régimen forajido la excepcionalidad prevalece sobre la regla y la anormalidad sobre la normalidad.

La culpa la tienen todos menos él, mete en un mismo saco lo político y lo económico, prohíbe censurar a un ministro. Estos bárbaros se lanzaron al precipicio cuando menoscabaron al poder más legítimo electo directamente por la soberanía popular, la casa de todos donde brilla el país plural. El régimen actúa por encima de todo, para esconder sus fechorías; el mundo ve atónito como ninguna de las leyes sancionadas por la Asamblea Nacional produce efectos jurídicos, ni una sola ha gozado de un segundo de vigencia. Horas antes de instalarse la nueva Asamblea de mayoría democrática, la anterior ya moribunda, deslegitimada por el voto popular, nombró a unos magistrados express. A la legítima Asamblea los magistrados espurios le impiden hacer lo que es propio de su competencia y que ellos mal acometen al margen de la ley.

Los manotazos autoritarios por encima de la Constitución que representa la voluntad popular, la Carta Magna es desconocida por Maduro que lleva sobre sus hombros   80% de rechazo, echa para atrás leyes sancionadas por la Asamblea de alto contenido social. Primero sale Maduro que la Asamblea, aquel lanza su última parada para permanecer en el poder, violentando los derechos humanos. Vivimos la instancia final, el país no come.

El poder por el poder mismo no tiene futuro, porque no está legitimado por el bienestar común de las comunidades internas. El gran elector es el estomago de los venezolanos que terminarán sacando del poder a los facinerosos.

El único dialogo posible es el referendo revocatorio. En plena era del conocimiento no hay clases los viernes en Venezuela, esto impacta la rutina, la disciplina y el calendario escolar, se viola abiertamente el derecho a la educación y el sistema de justicia desconoce la voluntad popular.

El chavismo sólo funciona con el contubernio de todos los poderes públicos, se acostumbraron los sin vergüenza a la  impunidad, el poder electoral espurio es un asco. Esto es lo que soñaba la revolución enseñar a los jóvenes, éstas son las buenas formas de hacer política nos preguntamos, los bandidos se divorciaron del sentir de la gente.

En el momento propicio la Asamblea Nacional solicita formalmente la aplicación de la Carta Democrática, el pueblo venezolano desea revocatorio para este año 2016,  entiéndase bien que este es el único dialogo posible.

¡No más prisioneros políticos, ni exiliados!  Libertad para Coromoto.