Escepticismo sobre aumento del Sundde a artículos de higiene personal

colas

 

Los tachirenses y los sancristobalenses particularmente, están escépticos y no creen en los “efectos positivos” del aumento del precio de algunos artículos de higiene personal, que según se observa de la providencia 053, del 21 de mayo, es de aproximadamente 84 por ciento, publica La Nación.

Durante una encuesta realizada a personas que salían de establecimientos de venta de esos productos, algunos manifestaron que desconocían esa decisión oficial pero igualmente lo consideraron prácticamente “inútil”, algunos lo consideran necesario “para que dejen el bachaqueo”.

—Justo o no justo, es necesario, obvio, para que dejen el bachaqueo —dijo Amado Pérez, quien indicó que no cree en que los aumentos sean un paliativo al problema de escasez, especulación y colas que en la entidad.

“Ahorita mismo está que se me acaba el desodorante y no lo he podido conseguir, ojalá que así la gente deje de hacer esas colas intensas porque muchas de ellas las hace para revenderlo en la calle, yo he comprado revendido en mil bolívares el desodorante, cuando lo que cuesta son como 15 bolívares y eso no es justo, y el aumento de los productos hechos por el Gobierno puede ser justo pero lo seguirán aplicando los bachaqueros hasta que suban y suban”.

Yanine Niño, consideró que “no deberían aumentar, pero en este país toca porque no hay otra manera, aquí se ha acostumbrado a eso, la gente se acostumbra a que lo suben y lo suben y ya, yo hace tiempo compré toallas higiénicas a 500 bolívares el paquete pequeño cuando el precio regulado no llega a los 18 bolívares, y con el aumento a 114 irán a costar como 2 mil, porque la gente no va a respetar los precios, más bien van a aumentar”.

Iris Quintero, por su parte, consideró “que no es cuestión de que aumenten los precios, sino que el Gobierno permita que haya producción”.

—No estoy informada de que el Gobierno haya autorizado un aumento de productos de higiene personal, ni qué cantidad, ni siquiera las han publicado donde uno pueda comprar, pero es que si le digo todo lo que pienso del gobierno, bueno… las toallas higiénicas cuestan 700 bolívares, pero jamás se compran los productos a los precios regulados, cuando uno compra siempre es revendido, el aumento es una de las estupideces del gobierno, es como si no conocieran la realidad.

Insistió en que “no solamente es subir, no es cuestión de aumentar los precios, sino de permitir que en Venezuela haya producción para que se puede solventar tanto el abastecimiento de los anaqueles como que no se llegue a esa especulación de los precios”.

“¿Precios justos?, si fuera que usted de verdad fuera al supermercado y los consiguiera en 114 bolívares, las toallas, por ejemplo, fuera justo, pero por lo menos yo, muchas las compro revendidas a los bachaqueros en mil bolívares, nadie en el Sundde ha hecho algo para hacer respetar los precios. Tengo la ventaja de que como yo tengo familia en Colombia, tengo que traerme de allá mi papel, mi champú y todos los productos de higiene personal”, dijo Yessica Velasco.

—¿Qué puedo proponer para que cambie eso? ¡Imagínese!, es que las toallas o cualquier producto no se van a conseguir al precio regulado, 114 bolívares en el caso de las toallas, no es nada, si usted lo compra en un supermercado en 114 bolívares, y lo consiguiera, perfecto; pero eso no se va a dar, es difícil que el bachaquero deje de llevar productos y uno los pueda conseguir al precio oficial.

Por otra parte, aseguró que como visitante de Cúcuta, “la situación sigue igual allá, hay productos venezolanos, de todo, gasolina venezolana, y si usted ve eso, por alguna parte han tenido que pasar, entonces ¿dónde está la Guardia Nacional, que se supone debe velar para que esas prácticas no ocurran?”.

Oscar Piñeros reflexionó: “Si por ejemplo, en el caso de las toallas, que estaban reguladas en 18 bolívares, y tuvieron un aumento de 84 por ciento aproximadamente, y van a quedar en 114, entonces ese aumento lo que va a hacer, si no se acaba el bachaqueo, es aumentarle a esos mil bolívares, con que se compran las toallas higiénicas, y van a llegar hasta a 2 mil bolívares, porque ellos están comprando a ese precio, 2 mil bolívares me costó una espuma para afeitar, unas baterías y un refresco, ahora lo que hay es que comprar cosas para tenerlas porque el dinero ya no vale”.

—¿Para qué aumentar si va a seguir igual la economía? Es lo mismo, eso no debe ni aumentar, es difícil dar soluciones, tienen que traer gente preparada de otros países porque el sistema caducó, mucha gente capacitada se ha ido del país.

Quince días de plazo

Según la providencia administrativa, el paquete de ocho unidades de toallas sanitarias se venderá al usuario en 114 bolívares, mientras que el empaque de 100 unidades se comercializará en 462; el paquete de pañales para bebé de 10 unidades, talla P, estará en adelante en 243,36 bolívares, y el de mayor cantidad, de 76 unidades, tendrá un precio justo de 862,98 bolívares.

En cuanto a los pañales de talla M, los precios estarán entre 186,41 bolívares, el de 10 unidades, y 1.198,81 bolívares, el de 76 unidades; los talla G a 250 bolívares (10 unidades) y 992 (76 unidades). Los de talla XG, la providencia indica que los empaques de 10 unidades costarán 216 bolívares y los de 76 unidades tendrán un precio de 1.055.

El jabón de baño de 10 gramos lo deben vender en 64 bolívares, mientras que la presentación de 160 gramos quedó fijada en 138 bolívares; la crema dental de 40 centímetros cúbicos se venderá en 118 bolívares y el de la presentación de 170 centímetros cúbicos en 208; el papel higiénico de una unidad queda 40 bolívares, y el de 12 rollos en 846 bolívares.

En la lista no aparecen otros productos de higiene como desodorantes, jabón de lavar, lavaplatos y champú. De acuerdo con lo establecido en la Providencia Administrativa 053/2016, publicada este fin de semana, los productores e importadores gozarán de un lapso de quince días desde la publicación para realizar los ajustes del nuevo marcaje.

Según el texto, los productores, comercializadores, así como los vendedores mayoristas y al detal deben garantizar la existencia de dichos productos en todas las presentaciones y su expendio a los usuarios.

Marina Sandoval Villamizar