Jesús Elorza: La cabra loca

thumbnailjesuselorzaLos jefes, de los colectivos La Piedrita y Los Tupamaros, a su regreso de la jornada revolucionaria de ataque con todos los hierros a la marcha pacífica convocada por la MUD para exigir al CNE que cumpliera con los plazos para la revisión de las firmas, conversaban alegremente sobre la derrota infringida a los contrarrevolucionarios. No lograron llegar a la sede del organismo electoral. Hicimos cumplir la consigna “No pasarán”….al territorio del Municipio Libertador no van a entrar nunca más. Satisfechos de la labor cumplida, se fueron a tomar unas cervezas para celebrar…..que sean Regional, por favor, Cisneros es nuestro nuevo amigo….que se joda la imperialista Polar.

Entre birra y birra, uno de ellos comentó acerca de la posición de Almagro en la OEA.

No pierdas tiempo con ese traidor agente de la CIA,  respondió el otro. Ese agente del imperio quiere aplicarle la Carta Democrática al camarada Nicolás, pero aquí lo estamos esperando.

En la tercera ronda, decidieron irse para incorporarse a la supercola que había en el Mercal del barrio para ver que conseguían. Al llegar al sitio, se asombraron al ver la kilométrica fila de gente…..nos jodimos, fue lo que pensaron.

-Tranquilo pana, dijo el tupamaro, aquí mando yo. Acto seguido, “Marcó la cola” y le ordenó a los primeros de la fila que le cedieran sus puestos. Allí se colocaron plácidamente y continuaron su conversa sobre los logros de la revolución.

Al ver todo aquello, los pacientes ciudadanos que llevaban varias horas esperando comprar los alimentos, comenzaron a expresar su malestar por no decir arrechera, interpretando un arreglo popular de una gaita famosa del compositor zuliano Pradelio Hernández  y dada a conocer por el Conjunto del Saladillo:

Ahí viene la cabra loca / que ocupa Miraflores

                       Es loca de bola a bola / porque no tiene repertorio

                       Y es por eso que no quiere / el Referendo Revocatorio.

Al escuchar aquello, los sendos representantes de los colectivos, comenzaron a insultar a todos los presentes: Oligarcas, golpistas, escuálidos…..ustedes, son agentes tarifados de Pepe Mujica…..ese chulo que nos guiso los petrodólares y ahora llama “Cabra Loca” al camarada Nicolás…..cuerda de mal agradecidos, no se dan cuenta que le están haciendo el juego al imperio y su guerra económica.

-Pero que va, el coro se repetía con mayor intensidad una y otra vez. Una señora, expresaba con todas sus fuerzas  que el Secretario General de la OEA tiene sobrada razón cuando le dice a Maduro “devuelve las riquezas que te has robado, devuelve los presos políticos a sus familiares. No sigas traicionando el principio más sagrado de la política, que es someterse al escrutinio de su pueblo”

En un intento desesperado, por tratar  de calmar a ese pueblo arrecho, los dos milicianos apelaron a la tesis del Amor. Traten de entender que Nicolás todo lo que hace es por amor a su pueblo. Expropió las industrias porque allí se ocultaban los que odiaban al pueblo. Invadió las haciendas, porque allí estaban los latifundistas. Quebró a los laboratorios de medicinas porque allí se enriquecían los que traficaban con la salud del pueblo. Ahora si es verdad que tenemos escasez de todo….pero tenemos Patria. Entiendan, nuestra revolución es puro amor.

-Será amor a los reales, cuerdas de sinvergüenzas fue el grito colectivo que se escuchó en el barrio. Un joven trovador, que se encontraba en la cola, al ver que los milicianos pretendían engañar a las personas con el subterfugio del amor, comenzó a tocar su guitarra e inspirado en una canción de Yordano, expresó sus sentimientos:

                      A donde crees que te vas a esconder

                      Si de un revocatorio no te puedes escapar

                      Y tú y yo, y tú y yo, y tú y yo / lo vamos a confrontar.

                      Tú y yo estamos locos de amor / locos de amor

                       Tú por la dictadura / Yo `por La Democracia y La Libertad.

Esa hermosa canción, elevo al máximo la intensidad del ambiente. Todo el mundo, en la kilométrica cola, a excepción del tupamaro y el de La Piedrita, comenzaron a gritar la consigna Revocatorio Ya – Revocatorio Ya – Revocatorio Ya.