Vestalia Sampedro: En defensa de los derechos colectivos y el orden social

Foto Archivo
Foto Archivo

Preocupada por el acontecer del país, por las dificultades que diariamente lo sacuden, la exdiputada Vestalia Sampedro hace un llamado a la ciudadanía a considerar acciones para fortalecer a la familia venezolana, en virtud de las condiciones en que se halla y los riesgos a que está sometida. A su juicio, suficientemente hostigada por una serie de condiciones económicas adversas, de estrechez, escasez y angustias, entre otros, que contribuyen a la formación de entornos hostiles, donde el maltrato al ser desde la concepción, el rechazo, los gritos, los golpes durante su crianza, explica, son el germen de la situación de violencia que aqueja la sociedad de hoy, que adicionalmente, está causando múltiples trastornos sociales, caos y anomia evidentes en nuestras casas y calles, circunstancias contrarias al país que queremos tener, una sociedad amante de la Paz, justa y solidaria.

Nota de prensa

Ante lo cual propone, “los hombres y mujeres de éste país debemos asumir el gran compromiso de actuar para la restauración de la Familia si queremos una Venezuela diferente, reconociendo que es ésta la unidad base, el primer agente de reproducción de los valores y principios que socialmente queremos ver reflejados, asistiéndole para aumentar su capacidad para retomar lo bueno del venezolano como hasta hace poco lo tuvimos, para ofrecer un entorno adecuado de amor, respeto, disciplina, donde crezcan y se desarrollen hombres y mujeres responsables de sí mismos y de sus semejantes y esto pasa por la defensa del modelo original”.

Con profunda preocupación alerta sobre un atentado más que se estaría fraguando contra la Familia desde el Tribunal Supremo de Justicia, “el órgano llamado a defenderla admitió unos recursos contra nuestro orden jurídico con el fin de acabar con el modelo natural para la procreación y desarrollo del ser y dar paso al matrimonio igualitario, que de aprobarse, transgrede y altera nuestros principios de vida, sin importarles las consecuencias sociales, de salud, psicológicas, morales, educativas, culturales etc, que esto conlleva; todo con la pretensión de complacer los intereses de un sector minoritario que quiere irrumpir el orden social, consagrado en nuestra Constitución, particularmente en contra de la protección del matrimonio entre un hombre y una mujer, recogida en su artículo 77”, expresa.

“No pueden imponer al resto de la sociedad venezolana el estilo de vida de un grupo que justamente por ser contra natura, trae consecuencias y la búsqueda de soluciones a esto, no puede pasar por encima del derecho de los demás, abriendo paso a la deformación de la familia tradicional”, fustiga Sampedro.

Por último pero no menos importante, señala que como mujer temerosa de Dios defiende el diseño que Dios ha establecido para la familia y que es el mismo que Venezuela recoge biológica, cultural y socialmente, y que está explicado en el Génesis: “Así que Dios creó a los seres humanos a su propia imagen. A imagen de Dios los creó; hombre y mujer los creó”, “el mismo modelo reconocido y protegido por la Constitución Nacional, al definir a la familia como asociación natural de la sociedad y espacio fundamental para el desarrollo integral de las personas y disponer la protección del Estado, en su artículo 75, recordó.