El hardware lindo y el software peorro… y no es un teléfono inteligente (FOTO)

Agraciada y pícara como buena venezolana. Entre gustos y colores es válido decirle bella. Si nos volvemos tecnológicos y separamos lo externo de lo interno entonces nos ponemos a hablar de hardware y software.

El hardware en cualquier tipo de instrumento electrónico en donde estés leyendo esto, es la parte de afuera, la carcasa. Lo tangible de tu equipo, eso que puedes agarrar con las manos.

El software por su parte, es lo interno de tu equipo electrónico. La capacidad de memoria, almacenamiento y el procesador. Es lo que hace que te funcione bien y que no se guinde si le cargas muchos programas.

Existen equipos electrónicos con un excelente hardware, bellos a la vista y funcionales, sirven para su propósito. Sin embargo su memoria es chucuta, su almacenamiento es nulo y el procesador no puede realizar las tareas al mismo tiempo… se te cuelga y debes reiniciarlo.

Acá tenemos una venezolana de hardware aceptable, como dijimos: agraciada y pícara. Dudamos muchísimo de su software 2.7, ¿tal vez? Sin embargo podemos darnos cuenta también desde lejos que el mismo es peorro.

Si todavía alguien de unos 27 años ¿tal vez? (por eso el 2.7), no tiene memoria para darse cuenta de lo podrido que está el país, y el almacenamiento le falla para no guardar dentro de sí todo lo que recopila en el día a día, es muy probable que el procesador esté muy mal… en un software peorro.

Lastimosamente, a diferencia de los equipos, las personas no tienen ese botón de “reset”, que pueda ponerlos a funcionar bien de nuevo. Ojalá fuera más rápido.

Trata de hacerle entender a tu chavista de confianza que NUESTRO país, Venezuela, está muy mal; tenga el hardware que sea, ayúdalo a instalarle un software que procese bien que estamos retrocediendo y jamás avanzando.

chavista