Hillary Clinton dará la pelea apoyando el derecho al aborto

WASHINGTON, DC - JUNE 10: Presumptive Democratic presidential nominee Hillary Clinton speaks during a Planned Parenthood Action Fund event June 10, 2016 in Washington, DC. Hillary Clinton addressed Planned Parenthood members on "what's at stake for reproductive health care and women's rights in the upcoming presidential election." Alex Wong/Getty Images/AFP
AFP

La candidata demócrata a la Casa Blanca, Hillary Clinton, puso la defensa del derecho al aborto en el centro de su campaña, tachando a su adversario, el republicano Donald Trump, como un sexista y enemigo de los derechos de las mujeres. AFP

Así, Clinton jugó “la carta de las mujeres” en un discurso solemne y a la vez firme ante al brazo político de la gran organización estadounidense de planificación familiar, Planned Parenthood.

“Cuando Donald Trump dice ‘devolvamos a Estados Unidos su grandeza’, lo que realmente quiere decir es ‘hagamos retroceder a Estados Unidos'”, expresó la candidata, “a una época en la que el aborto era ilegal”.

“Dijo que las mujeres debían ser castigadas si abortaban”, recordó Clinton que afirmó Trump, quien debió rectificar tras las protestas que generó su afirmación.

“Ha tratado a las mujeres de cerdos, de perros, de animales repugnantes. Es difícil imaginar que piense respetar nuestros derechos fundamentales cuando dice que las mujeres embarazadas son un problema para su empleador”, añadió.

“Si luchar por la igualdad de salarios, la planificación familiar y el derecho a tomar nuestras propias decisiones de salud es jugar la carta de las mujeres, entonces tomo esa carta”, agregó Clinton en una de sus fórmulas favoritas.

En el estilo directo que adoptó recientemente para enfrentar a Donald Trump, a quien simplemente llama “Donald” para disminuir su estatus, Clinton se ha mostrado garante de los derechos de las mujeres, evocando para ello su militancia de larga data por la igualdad entre hombres y mujeres, desde sus años de primera dama hasta su periodo como jefa de la diplomacia del país, cuando fue secretaria de Estado en el primer mandato de Barack Obama.