Multitud pasó por encima de los GNB para comprar comida en Colombia

(foto Edinsson Figueroa)
(foto Edinsson Figueroa)

“Un río de personas pasó por encima de los cuatro guardias venezolanos”. Así describieron testigos la apertura forzada del puente Unión, en Puerto Santander, el domingo, cuando más de 400 personas inundaron calles y locales comerciales en busca de alimentos, según decían. Así lo reseña laopinion.com.co

Ese día, centenares de venezolanos se dejaron guiar por un rumor sobre la presunta reapertura del paso por este punto y se amontonaron del otro lado de la línea, sobre el puente.

A gritos y enfurecidos exigían a la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) que se abriera la frontera, “porque tenían hambre”, relató una fuente de la zona.

La desesperación de los venezolanos fue tal que desconocieron a las autoridades y, vociferando, tumbaron la barrera sobre la plataforma para llegar a Puerto Santander.

Ya en Colombia, dicen, el número de personas pareció multiplicarse, y vecinos del pueblo reportaron la presencia de casi 800 personas.

“Venían de Maracaibo, Barquisimeto, Barinas, Mérida, y hasta Caracas”, señaló un habitante.

Durante un par de horas los inmigrantes compraron mercados grandes y pequeños con productos aceite, arroz, harina, entre otras cosas.

Sin embargo, el alimento no fue lo único que los atrajo pues también se vieron desfilar bolsas de pañales, papel higiénico, y medicamentos.

El hecho fue corroborado por el comandante de la Policía Metropolitana de Cúcuta, Jaime Barrera, quien relató que “pasaron entre 300 y 400 personas que no tenían pasaporte, para comprar víveres y medicamentos”.

Según dijo, no hubo conflicto con las autoridades colombianas, porque la frontera está abierta de este lado.

No explicó, sin embargo, por qué se obviaron los protocolos de migración.

Los usuarios del puente transitan, en completa calma, con las bolsas de mercado y otros artículos adquiridos en Puerto Santander. Se teme que una situación descontrolada como la del domingo se repita este fin de semana
Los usuarios del puente transitan, en completa calma, con las bolsas de mercado y otros artículos adquiridos en Puerto Santander. Se teme que una situación descontrolada como la del domingo se repita este fin de semana

El retorno

Según residentes, el retorno fue complicado.

“Unos se devolvieron con su cédula; pasaban de uno en uno y (la Guardia Nacional) les decomisaban la comida”, contó otro poblador. “Entonces, se fueron por el río y, de ahí, a las trochas”.

Otros habitantes del sector aseguraron que el paso está “prácticamente abierto”, porque hay venezolanos entrando por las trochas pero regresan a Venezuela por el puente, con bolsas de comida.

“Los guardias no molestan, porque les pagan y pasan”, se comenta del lado colombiano.

Desde el domingo, según afirman los habitantes, el puente no es el mismo. Si bien hay control del lado colombiano se evidencia que el registro solo se hace para quienes entran, mas no para quienes salen.

Además, en el puesto de control solo hay dos uniformados que, el fin de semana, se replegaron ante la estampida.

Mientras, aunque se ingresa con cédula en mano, las bolsas con mercado salen, así como llantas y cajas, como hace diez meses, cuando no había restricción alguna para los bachaqueros.

Requisitos por cumplir

Aunque la frontera del lado colombiano no está cerrada, sí hay controles de ingreso por los puentes internacionales, y únicamente están autorizados para entrar:

*Estudiantes que transitan por el corredor humanitario.

*Trabajadores.

*Enfermos en busca de medicamentos.

Además, hay que recordar que desde marzo el ciudadano venezolano que quiera ingresar al país debe presentar, a las autoridades migratorias de Colombia, pasaporte o cédula que lo acredite como residente en el país.

Estos protocolos son, según la Cancillería, de estricto cumplimiento y deben exigirse por parte de la Policía que -según funcionarios del ministerio de Relaciones Exteriores- el domingo los pasó por alto.

Además, fuentes cercanas a la alcaldía aseveran que hace algunos días se prestó atención médica a una integrante de la GNB que se disparó accidentalmente, lo cual nuevamente habría sido una violación al control, pero esto no ha sido corroborado.