¡Abuela ante todo! La reina de Inglaterra regaña a su nieto de 33 años en plena ceremonia

reina

Es una verdad universalmente conocida que la familia real británica, asomada al balcón del palacio de Buckingham, debe mantener la compostura, la formalidad. De ahí la cara (y el consiguiente gesto) que se le quedó a la reina Isabel II durante el Trooping the Colour, el desfile con exhibición de los pilotos de la Real Fuerza Aérea británica que cada mes de junio se celebra por el cumpleaños de la soberana.

La cara de Su Majestad es un poema cuando se da cuenta de que su nieto Guillermo de Inglaterra, segundo en la línea de sucesión al trono, se queda sentado en plena exhibición al lado de su hijo. Aposentado junto al pequeño príncipe Jorge, el marido de Catalina de Cambridge apenas se da cuenta de que miles de ojos están posados en él… y Su Majestad se enfada. La reina tiene entonces un gesto común de tantas abuelas cuando quieren que los más jóvenes respeten la etiqueta de las ocasiones formales: Isabel II le da un golpecito a Guillermo en el hombro y, cuando el joven se gira, le espeta un discreto “¡Levanta!”.

reina1

reina2

reina3

Para ver el video ingresa a huffingtonpost.es