Desmayos, detenciones y abuso de autoridad caracterizan las colas para comprar comida en Vargas

Foto: La Verdad de Vargas
Foto: La Verdad de Vargas

 

Un grupo de 23 personas fue detenido la madrugada de este jueves cuando pernoctaban en las adyacencias de La Mansión del Caribe con la esperanza de comprar alimentos. Aseguraron que se sienten indignados porque fueron tratados como delincuentes y solo están desesperados y hambrientos.

La Verdad de Vargas

Sin importar su barriga que muestra varios meses de embarazo, los efectivos de Desur detuvieron a Carolina Peña, quien alega que fue la peor noche de su vida. “Hacía demasiado frío. Lo que más me llenó de tristeza es la falta de sensibilidad por parte de los funcionarios que no entienden nuestra situación. Esto lo hacemos porque necesitamos llevarle comida a nuestros hijos”.

Testimonio similar ofreció María Castillo, quien estuvo cerca del establecimiento desde las 10:00 pm. “Igual regresamos porque tenemos necesidad de comprar, en mi casa, por ejemplo, ya no hay nada. Deben entender que a nosotros no nos gusta amanecer en la calle, lo hacemos porque no queda de otra”.

Ambas coincidieron en que si llegan en la mañana quedan de últimas y hay más probabilidades de que compren solamente los bachaqueros.

Al igual que sus otros compañeros detenidos, repudiaron que los cuerpos de seguridad los traten como delincuentes, montándolos en la patrulla a la que llaman “carro de Drácula”, e incluso reportándolos como bachaqueros con todo y cédula de identidad.

“Estamos cansados del abuso e injusticia”

La multitud que hacía cola para comprar harina de maíz, aceite, mantequilla y detergente en polvo denunció que Polivargas hace de las suyas. Utiliza el amiguismo y tráfico de influencias para determinar el orden en la cola.

Así lo expresa Keudis Martínez, a quien esperar desde las 4:00 am no le da garantía de comprar. “Meten a sus amigos, a sus familiares y a todo el que le caiga bien. Llegan frescos en la mañana a poner el desorden. Todos queremos comprar y nos toca ver estas injusticias”.

Un llamado al gobernador Jorge Luis García Carneiro y al secretario de Gobierno José Manuel Suárez para que metan la lupa en estas situaciones hace Mayerling Altuve.

“Queremos que nos den la cara, que vengan y verifiquen que aquí si se hace cola y que las autoridades hacen lo que quieren. Tenemos que estar corriéndole a los policías en la noche para poder comer, el pueblo tiene hambre y eso no lo pueden tapar”.

Se desmayan en las colas

Cada vez son más frecuentes los desmayos en las colas. La falta de comida, deshidratación y exposición al sol por más de ocho horas comienzan a pasar factura, sobre todo a quienes alegan que su alimentación es pésima porque si no hacen cola no hay nada en la nevera.

Embarazadas, niños, adultos mayores y demás son las principales víctimas que caen en medio de una marea de gente desesperada que asegura jugárselas todas con tal de no volver a casa con las manos vacías.

Foto: La Verdad de Vargas
Foto: La Verdad de Vargas