Grupo Ávila: ¿Está el gobierno de Venezuela en capacidad de asumir la presidencia de Mercosur?

Mercosur640

Los gobiernos populistas que predominaron en Mercosur durante los últimos 15 años han sido responsables de la ideologización y de su grave estancamiento como mecanismo de integración regional. Y esto lo demuestra la incapacidad de lograr sus objetivos fundacionales, así como el desfase entre las políticas económicas de sus estados miembros y las tendencias de la economía hemisférica e internacional.

Para relanzar el MERCOSUR se impone priorizar de nuevo en sus programas de trabajo los objetivos contemplados en su tratado constitutivo y, al mismo tiempo, adecuarse a las tendencias que prevalecen en el escenario mundial, de las cuales la región suramericana no puede aislarse sin graves perjuicios en su participación relativa en los flujos de comercio e inversión globales.

La credibilidad en el proyecto MERCOSUR también pasa por sincerar la participación de Venezuela en su seno, no solo en términos económicos sino también en materia de democracia y derechos humanos, principios éstos esenciales de este bloque comercial. En este contexto, Mercosur está en la obligación de evaluar la grave situación venezolana, a la luz de los compromisos establecidos en la cláusula democrática del Protocolo de Ushuaia.

La perspectiva política-ideológica del gobierno venezolano ha ido a contrapelo de las bases fundacionales de Mercosur. Tales incongruencias se expresan en su cuestionamiento de la economía de mercado y el libre comercio, en su desdén al no incorporar los cientos de normativas vigentes en tal régimen de integración y en apartarse de las negociaciones comerciales con terceros países, especialmente, la Unión Europea.

En esta compleja coyuntura, en un momento estratégico clave en el que deberían focalizarse los esfuerzos en impulsar las reformas estructurales necesarias para el bloque, y en el que la situación política y económica de Venezuela es extremadamente crítica, corresponde al gobierno venezolano asumir la presidencia semestral del MERCOSUR este mes de Julio, lo cual ha generado una controversia en el seno del bloque.

Ante esta coyuntura, el Grupo Ávila, consciente de lo crucial que es la integración internacional, hemisférica y regional en el mundo actual para cualquier país, hace un llamado a la Asamblea Nacional para que lleve a cabo el trabajo pendiente de evaluar, en consulta con todos los sectores relevantes de la vida nacional, la situación de los compromisos asumidos en MERCOSUR, su cumplimiento y efectos políticos, sociales y económicos, y formule las recomendaciones a que haya lugar, teniendo en cuenta una visión objetiva de la posición y aspiraciones futuras de Venezuela en el seno del MERCOSUR.

De igual manera, demanda del gobierno nacional una definición clara y terminante respecto del papel de Venezuela en Mercosur y de cara a los cambios que están planteando los otros socios para sacar al bloque de la situación de estancamiento presente y abrir negociaciones económico-comerciales con actores hemisféricos y extra-hemisféricos. Sólo así se podrán despejar las dudas sobre el compromiso principista que en el gobierno venezolano hay frente Mercosur.