Humberto Martí: Ni los bachaqueros se salvaron

En esta semana se suscitaron una serie de hechos violencia en Puerto Ordaz, en donde los principales actores, fueron más de ochenta motorizados que se dedicaron a atracar a los bachaqueros que esperaban en  el único supermercado medio decente que queda en Puerto Ordaz.

 

Ese mismo día,, dirigentes de Voluntad Popular daban una rueda de prensa en las inmediaciones de dicho establecimiento, cuando sorpresivamente fueron atacados, golpeados, rotos los vidrios del vehículo  del diputado a la AN José Prat,  así como  a otros le quitaron sus pertenencias y carteras.

 

El masivo atraco que mantuvo en vilo a toda la ciudad ese día, contó siempre con la protección con unidades móviles de la Guardia Nazional, y motorizados que escoltaban a los grupos armados,

 

 Ni los bachaqueros se salvaron, que hacían una larga cola desde horas de la noche, para poder comprar productos que escasean,que son casi todos, y a quienes fueron los primeros que “bajaron de la mula”, porque saben que llevan dinero para comprar para su consumo o revender.

 

No me voy a meter con estos últimos, porque  son el producto de la larga cadena de errores que en materia económica ha implementado el régimen, con su fracasada  y nefasta revolución, todo bajo el control y supervisión de la Guardia Nazional,  que en lugar de mantener el orden, escoltan y supervisan a este cuerpo paramilitar de malandros y choros, para sembrar el terror, con el solo propósito de aferrarse al poder.

 

thumbnailHumbertoMartiEl centralismo salvaje que ha fomentado el chavismo desde su principio, no tiene  mucha diferencia a los años del gomecismo, cuando  el general dominaba la República como su hacienda desde Maracay, solo que a los delincuentes, los mandaban para La Rotunda, o haciendo carreteras, no con discotecas y otras comodidades que disfrutan, los pobres encanados de la Chuky.

 

Visite la casa de cualquier militar que esté enchufado con este régimen, para que vea como no les falta nada, claro a excepción de los  soldados, y a  los que no les gusta mucho esta fiesta de derroche y corrupción que han sido los diecisiete años del chavismo en el poder.

 

En este país mandan los militares, todos bajo la protección y el manejo de la cúpula de “la Matica”, que dieron el golpe en  1989, y hoy día son los próceres de nuestra aporreada y desfalcada patria, con unas reservas monetarias que no llegan a los mil millones de dólares, y con mas de trescientos mil millones de dólares que han sacado del país por los paraísos fiscales.