Imvitracv y Polivargas fiscalizan y usuarios siguen pagando desde 500 bolívares para bajar a La Guaira

foto archivo
Foto archivo

Vargas, es la ciudad dormitorio en la que sus habitantes deben pagar desde 500 bolívares en pasaje luego de las 6 de la tarde para trasladarse desde El Silencio en Caracas hasta el Litoral Central. La disminución de unidades de transporte público frente a la demanda de guaireños que trabajan o estudian en la Capital hacen que los transportistas jueguen vivo aún con los operativos intermitentes de Imvitrac y Polivargas.

El costo real del pasaje es de 85 bolívares si se trata de la ruta Caracas- La Guaira, o Caracas- Catia la Mar. Mientras que los habitantes de Macuto, Caraballeda y Caribe deben pagar 120 bolívares.

Desde hace dos semanas el Instituto Municipal de Vialidad Tránsito y Transporte Colectivo de Vargas (Imvitracv), y la Policía de Vargas han realizado un operativo para supervisar que los chóferes estén cobrando el pasaje al precio estipulado en la Gaceta Oficial, al instalar un punto de control en la entrada de El Trébol y supervisar a cada unidad. Sin embargo, los transportistas cobran desde 500 hasta mil bolívares a partir de las 6 de la tarde.

La presencia policial no los limita, paran la unidad y preguntan en cuanto está el pasaje, hacen que les devuelvan el dinero si están cobrando de más. Otras veces el chófer o colector se baja del vehículo para mostrar los papeles y entregan “una bomba” al funcionario. El autobús sigue la ruta y el usuario paga un pasaje elevado.

Si no te gusta te bajas y si no tienes dinero te quedas

Esa es el código por el que se rigen los chóferes. Cuando los usuarios se quejan del alto costo de pasaje les responden: “Si no te gusta te bajas”, y ha ocurrido. Pasajeros han quedado varados en la autopista o a escasos metros de la parada de El Silencio luego de intentar que el colector cobre el precio justo.

Los afectados dicen que el costo de los repuestos y cauchos es elevado pero también lo es mantener un hogar trabajando en Caracas y viviendo en La Guaira. Los culpables van y vienen cuando inician los señalamientos de los usuarios, pero el problema continúa y el pasaje del autobús pirata no deja de subir.

Imvitracv realiza los operativos pero estos no son permanentes en tiempo ni en horario.