Luis Florido a la comunidad internacional: En Venezuela se instauró una dictadura militar

Luis Florido reunido
El presidente de la Comisión de Política Exterior, Soberanía e Integración diputado, Luis Florido, alertó a la comunidad internacional sobre las últimas acciones emprendidas por el presidente Nicolás Maduro que a su juicio buscan evitar el revocatorio y desconocer la voluntad popular.

“En Venezuela se instauró una dictadura militar. La OEA pretende restituir el orden constitucional en Venezuela a través de la activación de la Carta Democrática Interamericana”.

Especialistas en materia diplomática y de política internacional analizaron la importancia de la activación de la Carta Democrática Interamericana
Durante un foro que se realizó este miércoles en el Museo Boliviano sobre la importancia de la activación de la Carta Democrática a Venezuela.

“Los vientos han cambiado en América Latina y están en contra del régimen antidemocrático de Nicolás Maduro”, expresó. El foro también contó con la ponencia de los politólogos Carlos Romero, Víctor Mijares y el director de la Escuela de Estudios Políticos y Administrativos de la Universidad Central de Venezuela (UCV), Carlos Luna, así como el internacionalista y ex embajador Milos Alcalay. Los expertos analizaron los efectos de la OEA en el país, con la intensión de contribuir a su análisis y a la toma de decisiones que se desprendan de la Comisión Permanente de Política Exterior, Soberanía e Integración.

En espera de la evaluación

Precisamente, el titular de dicha comisión, diputado Luis Florido, durante la actividad explicó todas las fases de la Carta Democrática Interamericana, asegurando que en este momento se espera la evaluación del informe que presentó el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro. Asimismo, aseguró que tres países del Caribe han manifestado su preocupación por la situación de Venezuela, pero no lo han hecho de manera pública por la retaliación que pudieran generarse en materia de convenios con Petrocaribe.

Por su parte, Alcalay aplaudió que gracias a la diplomacia parlamentaria los venezolanos de oposición cuentan con una victoria internacional sobre el gobierno del presidente de la República, Nicolás Maduro, “que tanto ha empobrecido al pueblo, de manera criminal”.

Destacó que lo importante es el hecho de que el informe de Almagro haya sido presentado y la Carta Democrática sea una posibilidad, “porque es, sin duda alguna, un documento de la OEA. El tema tiene una serie de visos, pero la carta ya está activada”.

El ex embajador fue enfático al subrayar la necesidad de reincorporar a la Iglesia en el “trabajo de filigrana” que debe impulsar la oposición. “El gobierno va a hacer del diálogo lo mismo que hizo Castro (Raúl, presidente de Cuba) con el diálogo de gobierno colombiano con las Farc (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia). Alcalay habló también de la necesidad de reactivar a Venezuela en la Comunidad Andina de Naciones (CAN) y aseguró que la Mesa de la Unidad (MUD) va por buen camino. “Estamos sintiendo la victoria tímidamente, pero la estamos logrando”.

Entre tanto, con una perspectiva más académica, Carlos Luna, quien es asesor de la Comisión de Política Exterior, expuso sobre “Venezuela como gobierno forajido y la aplicación de la Carta Interamericana Democrática”. Se paseó por el desarrollo de las relaciones internacionales y su constante movimiento desde 1989 hasta la fecha, y las dos fases que se han registrado: la optimista (1991-2001) y la pesimista (2001-actual), dada por el recrudecimiento de los intereses de cada nación.

Luna dejó sentado que a raíz de la actual situación que atraviesa el país, lo que hace falta es presión interna. “Lo que busca el gobierno es que no haya presión de calle, por eso está comprando tiempo con el tema del diálogo”, y aprovechó la oportunidad para advertir que es leve la brecha que existe entre el régimen autoritario actual de Venezuela y el totalitario. “Un gobierno en democracia es de carácter civil, pero el de Maduro, con sus últimas acciones, se está convirtiendo en un gobierno militar”.

Recalcó que la democracia es civil. “En Venezuela no hay democracia porque los poderes están concentrándose en las manos de los militares. Y en este país no estamos hablando de un Estado, sino de un gobierno”.

Mientras, Carlos Romero, en su ponencia, precisó que es ahora cuando las relaciones venezolanas con los demás países del hemisferio, incluyendo a Estados Unidos, está madurando. “Ahora es que estamos observando apoyo internacional con esta relación hemisférica positiva que está surgiendo, que es consecuencia directa de la tranca al gobierno de Maduro y por eso los 20 votos en la OEA a favor de darle lectura al informe de Almagro”-señaló.

Exhortó a la MUD a profundizar la tranca a Venezuela asegurando que ya no es un país democrático. “Los argumentos que deben desarrollar los diputados tienen que basarse en la aplicación de la Carta Democrática Interamericana porque ya en Venezuela no hay democracia”.

Gobierno no se desempeña bien democráticamente

El politólogo Víctor Mijares se refirió a la “doctrina Maduro” (repliegue táctico para la sobrevivencia del régimen) y a los “regímenes exóticos” (enfrentados políticamente con los regímenes de la región); así como a la decadencia de la democracia en Venezuela puntualizando que definitivamente el país no encaja en su entorno regional.

“Pero cuando está en etapa de triple recesión, como ahora, es cuando trata de acoplarse. Maduro está tratando de sacar provecho del proceso revolucionario que impulsó Hugo Chávez Frías. Establece una política de intimidación y tiene que apelar necesariamente al argumento de carácter militar”-dijo.

Agregó que el gobierno de Maduro no se desempeña bien democráticamente y está reprobado en materia socioeconómica. “Utiliza el imaginario revolucionario e incorpora a la Fuerza Armada Nacional para legitimarse. El régimen de Maduro trata de sobrevivir y tiene doble reto, porque es un gobierno exótico, pero débil”.

Para concluir el foro, el diputado William Dávila (Unidad/Mérida) reconoció la labor de la Dirección del Museo Boliviano y del equipo técnico de la Comisión de Política Exterior. Recalcó que en la OEA está corriendo la etapa de evaluación del informe de Almagro. “Sí estas acciones no llevan a nada, pues no ocurrirá la liberación de los presos políticos, ni se solventará la crisis humanitaria de salud y de alimentos y el gobierno seguirá irrespetando la constitucionalidad”.

La diputada Sonia Medina (Unidad/Táchira) cerró la actividad precisando que en Venezuela hay que hablar claro. “Estamos en presencia de una dictadura. Antenoche vimos a un presidente de la República instalando un gobierno militar. Hablemos las cosas como son”.