Marcos Hernández López: Cambiar de gobierno y no de país…

herconpais

Es triste en un país petrolero, gas, diamantes, hierro, oro, bauxita y nuevo mineral llamado coltán o “oro azul”, las noticias relevantes sean relacionadas al tema de la hambruna de los venezolanos, el gobierno colombiano estima que más de 100.000 venezolanos están cruzando la frontera cada vez que la abren. Millones de venezolanos día a día siguen en la búsqueda desesperada de los productos de primera necesidad, que desaparecieron desde hace más de dos años de los estantes de las bodegas, mercados y supermercados.

Son tangibles, las interminables colas, a veces sin sentido, porque no se consigue nada agobian y espantan a los venezolanos y extranjeros. Solo podemos ver los rostros de angustia, desespero y hambre de mujeres y hombres que claman y protestan por comida. De las colas pasamos al hambre, ya no hay nada que comprar, al no encontrar colas en el establecimiento. La crisis actual se profundiza cada día. En Venezuela hay hambre y al pueblo se le está agotando la paciencia y muchos optan por buscar nuevos horizontes y otros por salir a la calle en busca de algo de comida para mitigar su hambre.

En correspondencia con lo anterior,  en los primeros 3 meses de 2016, se registró un aumento de 45% en las solicitudes para salir del país, todo el que pueda migrar de Venezuela lo está haciendo. Es significativo recordar que en los últimos años han salido 1.5 millones de venezolanos a diferentes partes del mundo, Todo esto es resultado de un modelo económico y político fallido, que derivo en un país en ruina económica y hambruna. Los discursos ilusorios de Chávez sonaron muy bien en su momento, apuntalado con un barril de petróleo sobre los 120 dólares, pero la dinámica del poder configuro la corrupción desmedida y que se llevó todo tipo de sueños, realidad llevo a pensar miles de venezolanos en la posibilidad de migrar y está pasando y las cifras así lo manifiestan, para nadie es un secreto que el gobierno de Nicolás Maduro es una bomba de tiempo.

Trágicamente esto ocurre en un país que no solía producir emigrantes. El noventa por ciento de los más de 1.5 millones de venezolanos que hoy viven en el exterior abandonaron el país en los últimos 16 años, tras el inicio de la Revolución Bolivariana gestada por el fallecido presidente Hugo Chávez. Se revela que el 46 por ciento de los 30 millones de venezolanos imagina una idea para salir del país tan pronto se le presente alguna posibilidad. La Venezuela de hoy, su realidad tiene analogía con los países en guerra.

Con el colapso económico, los dilemas que venían enfrentando los venezolanos se han incrementado y ahora involucra una larga lista de males incluyendo la tasa de inflación más alta del mundo, cada vez mayores índices de violencia y criminalidad, y un sector privado en el umbral de la paralización por la gran escasez de dólares. Este escenario está llevando a la gran mayoría de los venezolanos a sentir desesperanza y pesimismo sobre su futuro y no le queda otra que pensar en irse del país por las complejidades que emergen a diario.

En síntesis, en nuestras investigaciones de opinión pública, se devela el 94 por ciento de los venezolanos opina que, en términos generales, la situación en Venezuela va por mal camino, datos cuantitativos que se articulan a la aguda crisis económica en general, la inseguridad, falta de oportunidades y la persecución política, hacen que miles de venezolanos cada semana decidan buscar un mejor futuro en otro país. La situación es lamentable, hace algunas décadas Venezuela era un país que seducía a los inmigrantes de todo el mundo y porque muchos de los que hoy deciden marcharse son la mayoría jóvenes talentosos, universitarios y bien capacitados.

Son los venezolanos de las clases alta y media (universitarios) quienes tienen mayor posibilidad de emigrar e ir en busca de mejores oportunidades laborales, es decir que el capital humano del país lo estamos perdiendo continuamente. Estos resultados traen muchas implicaciones para el desarrollo del país en un futuro cercano, y sólo las veremos en el largo plazo, dentro de 10 o 15 años.

Correo: hernándezhercon@gmail.com

Síguenos en Twitter: @Hercon44 / @Herconsultores