Seis muertes neonatales se han registrado este año en el Materno de Macuto

Foto: La Verdad de Vargas
Foto: La Verdad de Vargas

Seis muertes neonatales producto de partos pre-términos y embarazos no controlados se han registrado en el hospital Materno Infantil Ana Teresa de Jesús Ponce, así lo reflejan las estadísticas suministradas por la dirección del hospital.

La Verdad de Vargas 

Ana Blanco, médico pediatra del centro asistencial, asegura que las infecciones urinarias en las madres durante el proceso de gestación deben ser cuidadas con mucho énfasis, pues esta afección puede repercutir directamente en el bebé.

“Los principales casos de complicaciones que atendemos en los neonatos son los síndromes de dificultad respiratoria. En casos de gestaciones con 36 semanas o menos son muy complicados y más si no han sido controladas”.

La especialista asegura que la mayoría de los niños que nacen con complicaciones en el centro logran estabilizarse gracias al tratamiento oportuno. “En la mayoría de los casos les aplicamos antibióticos por 72 horas y el pequeño se estabiliza. Los casos muy complejos son referidos a otros centros, pues no contamos con Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales (UCIN)”.

En este sentido, señala que el control del embarazo desde el primer mes de gestación y el respectivo reposo de la madre durante la preñez, forman parte de las claves para que el niño llegue al mundo en buenas condiciones de salud. “Muchas madres no se controlan el embarazo, o lo hacen tardíamente, esto puede producir una enfermedad directa en el feto que luego florece al momento del nacimiento”.

Ojo con el VPH

La doctora Blanco señala que muchas madres con el Virus de Papiloma Humano (VPH) llegan en expulsión fetal al centro materno, sin ningún control, lo que aumenta las probabilidades de contagio del virus al feto.

“Siempre se hace un esfuerzo para evitar el contagio al neonato pero hay casos donde las madres son irresponsables y no piensan en la salud de su bebé. En casos de mujeres que hayan sido diagnosticadas con la enfermedad es fundamental el control riguroso”.