Froome se corona por tercera vez en el Tour de Francia

Foto: REUTERS/Stephane Mantey/Pool
Foto: REUTERS/Stephane Mantey/Pool

El británico Chris Froome (Sky) consiguió su tercer Tour de Francia, tras los logrados en 2013 y 2015, este domingo en la tradicional llegada a París, en una 21ª y última etapa donde venció por segundo año consecutivo André Greipel (Lotto).

AFP

El ciclista alemán se impuso en el esprint de los Campos Elíseos al eslovaco Peter Sagan (Tinkoff), uno de los grandes nombres de este Tour -maillot verde, ‘supercombativo’ y ganador de tres etapas-, que lanzó su contraataque demasiado tarde.

“No encuentro las palabras, he corrido tres semanas para esto, el equipo ha seguido confiando en mí y he mantenido la calma“, dijo el ganador.

Los siguientes puestos fueron ocupados por dos noruegos, Alexander Kristoff y Edvald Boasson Hagen, mientras que el sexto puesto fue para el australiano Michael Matthews.

A continuación entró en meta Froome abrazado a sus ocho compañeros del equipo Sky. Su triunfo es el cuarto de un ciclista británico en los últimos cinco años, después de que Bradley Wiggins abriera el camino en 2012.

Corriendo por Mont Ventoux 

“El Tour es siempre excepcional, si me tuviera que quedar con un momento de este año sería el ascenso al Mont Ventoux, cuando quería únicamente alcanzar la meta lo más rápido posible”, señaló sobre la inédita imagen que protagonizó el 14 de julio, cuando se echó a correr por la montaña sin su bicicleta.

Le acompañarán en el podio el prometedor francés de 25 años Romain Bardet y su gran rival, el colombiano Nairo Quintana, que estuvo lejos de las expectativas pero que consiguió subirse al tercer cajón.

Entre los 10 primeros finalizaron dos veteranos españoles, Alejandro Valverde (36 años) y Joaquim Rodríguez (37), sexto y séptimo respectivamente.

Además por primera vez en el Top-10 la mitad de los ciclistas fueron anglosajones, con dos jóvenes de la nueva generación como el inglés Adam Yates (4º) y el sudafricano Louis Meintjes (8º).

En los Campos Elíseos, con un dispositivo de seguridad superior al habitual debido a la alerta por atentados, Froome fue homenajeado por miles de espectadores, rendidos al carácter ganador de un ciclista capaz de imponerse en todos los terrenos.

Froome, de 31 años, insistió en la importancia del equipo, “el mejor” Sky desde 2010, cuando la formación inglesa inició su exitosa trayectoria en el Tour (4 títulos en 7 participaciones).

Dictadura del Sky

Los hombres de negro han sido omnipresentes en la carrera, controlando al máximo la misma y sin dejar opciones a los otros candidatos a la victoria final.

Froome abrió su ventaja en terreno desconocido, el descenso de Bagnères-de-Luchon y la escapada junto a Sagan en la llegada a Montpellier, y la confirmó en su especialidad, la contrarreloj. En la montaña se limitó a estar con los mejores, aunque también en este terreno fue el hombre más fiable.

“Hemos visto a un Froome diferente”, confirmó el director del Tour, Christian Prudhomme, sobre el británico, que alcanza con tres ediciones al pionero Philippe Thys, a Louison Bobet (años 50) y al estadounidense Greg LeMond (años 80).

“Froome ha corrido de otra forma, pero su equipo ha bloqueado la carrera”, añadió Prudhomme, comparando la superioridad del Sky con la que tiene el París Saint-Germain en el campeonato francés de fútbol.

El próximo objetivo de Froome será lograr una medalla olímpica en Rio de Janeiro, donde uno de los principales favoritos en la prueba de contrarreloj.

Tom Dumoulin, el sorprendente holandés que ha dominado la especialidad este año, se cayó el viernes y es posible baja para la cita olímpica, lo que limpia el camino a Froome, el gran ciclista del último lustro.