La JMJ de Cracovia, una herencia de Juan Pablo II

Juan Pablo II

La Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), un evento organizado por la Iglesia Católica que congrega a jóvenes de todo el mundo en torno a la figura del papa, reunirá en Cracovia (Polonia) a unos dos millones de católicos del 26 al 31 de julio próximos, según los organizadores.

La iniciativa fue lanzada en 1986 por Juan Pablo II, quien al inicio de su pontificado, en 1978, a 58 años, cuando estaba en plena forma física, invitó a los jóvenes de todo el mundo a incentivar su participación en la iglesia, atribuyéndose así el apodo del “papa de los jóvenes”.

Hasta su muerte en 2005, enfermo y agotado, mantuvo relaciones privilegiadas con las nuevas generaciones.

Cada dos años, el acontecimiento asume el formato de una reunión internacional. Jóvenes de todo el mundo se reúnen en la ciudad indicada por el papa para compartir su fe con la de los demás y meditar sobre el mensaje que elige para cada ocasión, en lo que ha sido llamado el “Woodstock de los católicos”.

Después de la edición celebrada en Roma en 1986, le tocó el turno a Buenos Aires (1987), Santiago de Compostela (España, 1989), Czestochowa (Polonia, 1991), Denver (Estados Unidos, 1993), Manila (Filipina, 1995), París (Francia, 1997), Roma (Italia, 2000), Toronto (Canadá, 2002), Colonia (Alemania, 2005), Sídney (Sudáfrica, 2008), Madrid (España, 2011) y Rio de Janeiro (Brasil 2013).

Los jóvenes protagonistas de la llamada “fiesta de la fe” en Polonia se reunirán este año bajo el lema propuesto por Francisco “Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia”.

La presencia del primer papa latinoamericano en Polonia, país sumamente católico que venera a Juan Pablo II, deberá contribuir al debate en Europa sobre la acogida de los migrantes, debido a que ese país se resiste a recibir refugiados provenientes de Medio Oriente y África.

Después de la muerte en el 2005 del carismático Juan Pablo II, que comunicaba con éxito con los jóvenes, algunos católicos pensaron que el encuentro con la juventud perdería fuerza.

Pese a ello, las ediciones presididas por Benedicto XVI así como la única con Francisco en Brasil congregaron a miles de católicos.

Al término del evento el papa concederá la indulgencia plenaria a los participantes a la JMJ.

Polonia cuenta con una población de 37.507.000 personas de la cual 36.607.000 son católicos, según cifras del Vaticano. AFP