María Eugenia Rodríguez Ruiz: La importancia del funcionario policial en la sociedad

thumbnailMariaEugeniaRodriguezRuizEste pasado 16 de Julio, día de la Virgen del Carmen, se celebró también el día nacional del Policía, por lo que, me pareció propicio dedicar este artículo a quienes ejercen tan importante función. La figura del Policía, es de gran relevancia, y surge históricamente para cuidar la vida de las personas y sus bienes, darles tranquilidad y mantener el orden evitando la comisión de hechos punibles que perjudiquen la paz de la ciudadanía. Por lo tanto, el funcionario policial tiene una gran importancia dentro de la sociedad, es gracias a su labor que las personas pueden circular por las calles de forma segura a cualquier hora del día sin miedo a ser asaltadas, secuestradas, agredidas;  pues, tanto su vida y  sus bienes permanecen bien resguardados, lo cual, se traduce en una mayor calidad de vida para la ciudadanía.

En tal sentido, nuestra Constitución en su artículo 55 establece que “toda persona tiene derecho a la protección por parte del Estado a través de los órganos de seguridad ciudadana a la protección de su integridad física y sus propiedades…”. Cuanto añoran los venezolanos que las autoridades gubernamentales hagan estricto cumplimiento a este derecho Constitucional que tiene todo ciudadano a ser protegido por los entes de Seguridad, asimismo a que se proceda de manera inmediata  a disminuir el índice de la criminalidad que aumenta gravemente en la actualidad.

En el siglo XIX, en Londres, Robert Peel creó la Policía Metropolitana, basada en el concepto de “Policía Comunitario”, con lo cual demostró que el agente policial constituye parte indispensable en la Sociedad, pero su trabajo de seguridad no puede llegar a ser exitoso sin contar con la participación activa de la comunidad, pues, según decía “los ciudadanos son los ojos y los oídos de la policía”. Esta Teoría de Robert Peel, a quien se le tiene como el padre de la vigilancia policial moderna, ha servido de pilar hasta los momentos,  para determinar la relación que debe existir entre el policía y la comunidad.

No podemos negar que actualmente, lo planteado por Peel, no se está dando en nuestro país, pues, existe un profundo divorcio entre los ciudadanos y los funcionarios policiales, en otras palabras, y es muy lamentable, la ciudadanía no tiene confianza en su policía. Tal desconfianza  se debe a múltiples causas, algunos consideran que no vale la pena denunciar por creer que los funcionarios no harían nada para esclarecer el hecho delictivo, otros opinan que existe mucha corrupción dentro de los entes de seguridad, muchas veces se debe a que algunos policías han incurrido en conductas delictivas, consideran también que la policía no tiene respuestas eficientes y eficaces ante el problema de la criminalidad.

Por lo tanto, se hace necesario  tomar acciones para que las  personas recuperen la confianza en su policía, y para lograr esa cercanía, el funcionario policial debe demostrar que goza de honestidad, credibilidad y eficiencia. Pero, para poder exigir estas cualidades al personal policial, el Estado está obligado a invertir suficientes recursos económicos en ellos, a los fines de lograr beneficiarlos con  una serie de derechos sociales y financieros tan amplios como sea posible, también deben recibir  una remuneración apropiada a tan riesgosa labor, tener derecho a una cobertura social y de medidas específicas de protección a la salud, se deben  dignificar las condiciones de vida de los policías y sus familias, logrando que se sientan orgullosos  de ejercer tan importante labor para la ciudadanía, y por ende, jamás incurran en conductas irregulares.

Actualmente se está planteando  en la Comisión de Política Interior de la Asamblea Nacional, la creación de un cuerpo policial para el área metropolitana de Caracas, iniciativa esta que se hace muy necesaria en estos momentos en los cuales se requiere de un organismo policial que interactúe con las Comunidades  en la solución del problema de la criminalidad.

Los venezolanos están ávidos de que se les brinde seguridad personal, se requiere tener mayor presencia policial en la calles, no sólo en horas diurnas sino nocturnas también, patrullando, atacando los focos donde se observa que aumenta el delito, la actividad de la policía debe ser constante. Los funcionarios policiales deben recordar su obligación de ser ciudadanos ejemplares e incorruptibles para poder ejercer la autoridad y que la comunidad, no sólo los vea con respeto, sino que sienta confianza en ellos, pues, sólo con el binomio policía-comunidad se logra bajar los índices de la comisión de hechos punibles. Qué se espera para lograr tan ansiada meta?.