Impiden ingreso a abogados de Pancho y Gabo a la cárcel 26 de Julio para constatar su estado de salud

Francisco Márquez y Gabriel San Miguel

Por tercera vez en menos de un mes las autoridades de la cárcel 26 de Julio impiden el acceso a los abogados de Francisco Márquez y Gabriel San Miguel, por lo que su defensa no puede verificar su estado de salud ni condiciones de reclusión.

Nota de prensa 

Este aislamiento ocurre justo cuando hay denuncias sobre un motín dentro del penal, que ha sido imposible confirmar por falta de información oficial al respecto.

Manuel Perdomo, abogado de los jóvenes, denunció que “sin precedentes en mi carrera profesional, por tercera vez en un mes, se nos impide la visita a nuestros defendidos. El 5 de julio no pudimos verlos por ser día de fiesta nacional, el 26 de julio por ser una fecha importante para Cuba y hoy no nos dejaron entrar sin ningún tipo de explicación jurídica. Esto es un hecho muy irregular”.

Ante esta situación, tanto Pancho como Gabo están incomunicados de sus abogados desde hace dos semanas y desde hace días las madres de los dos jóvenes, quienes solo han podido verlos una vez en 43 días, han denunciado problemas de salud con sus hijos. Ambas sostienen que “los dos han presentado fiebre de más de 40 grados y debilitamiento muscular por días consecutivos, lo que indica que pueden tener dengue o zika”, resaltó Maribel Rodríguez, madre de Gabriel San Miguel.

Por su parte, María Luz Lara, madre de Francisco Márquez, explicó que “Pancho está enfermo. Creemos que tiene dengue pero no hay manera de saberlo. Estamos incomunicados con él. Por eso apelamos al sentido de humanidad que profesan los funcionarios de este Gobierno en el caso de nuestros hijos, para que les brinden la atención médica a ellos y a toda la población penal y custodios que puedan verse afectados con los mismos síntomas”.

Pancho y Gabo solo pueden salir de su celda una hora cada dos días. No tienen luz solar y tampoco tienen acceso al agua potable. Los dos han tenido en los últimos días 40 grados de fiebre y se quejan del olor a excremento dentro de la celda porque tienen la letrina en el lugar donde duermen.

Los familiares y abogados denuncian que la vida de Pancho y Gabo corre peligro y aseguran que se desconoce actualmente la situación dentro del penal.