Orlando Viera-Blanco: Nadie es más listo que el hambre

“El hambre de hoy no es resultado de sólo 18 años de anomia e ineptitud. Es producto de siglos de la cultura del buen salvaje al buen revolucionario… minimizándonos a ser más indios, negros y mulatos…”

thumbnailorlandovierablancoMuchos son los proverbios que resumen la contundencia del hambre. “Entre la verde y la madura, el hambre ayuda”. Desconozco si el hambre provocará un cambio político en la Venezuela que languidece. Pero lo que sí demuestra la historia, es que amor y poder con hambre no duran… El hambre se atrevió entrar en las puertas de los pobres trabajadores, y como leí de una madre desconsolada: “hoy me fui a la cama llorando, no por dejar de comer, sino por no tener que darle de comer a mis hijos“. En resumidas, lo que no comprende el gobierno es que con el hambre no se juega, más si eres el responsable de ella…

Pero quienes están en el poder no pasan hambre. Por el contrario, cada vez comen más y mejor. Degustan manjares, buen vino, buen whisky 18 y buen postre, sea en ascensos militares, reuniones “de gabinete”, festejos de sus niños, quinceañeras o matrimonios. No dejan de plantarse en finos banquetes “diplomáticos”. Gracias a sus influencias, los culpables de miles de toneladas de comida podrida, de millones de hectáreas expropiadas e improductivas, de guisos salvajes entre Argentinos y Uruguayos, “driblando” la agricultura de tango y de ALBA, comen a barriga llena y corazón contento, en sus lujosas y blindadas mansiones en El Hatillo, en Sabaneta o en sus détaches en Paris, NY o Bariloche. Entonces al hambre se suma la indignación, y el resultado es “que cuando el hambre tira, el orgullo se levanta…” Aquí me quiero detener. Los buchones en el poder subestiman a la gente. No sólo su estómago, sino su corazón e inteligencia. El hambre duele. Pero duele más cuando lo sientes en las entrañas de tus hijos. Y ese dolor se transforma en rabia y coraje, por lo cual se pierde la lealtad y el miedo.

No tengo duda que el gobierno encarará la peor reacción en masas desde 1958. Y tampoco dudo que no sabrá manejarla ni resistirla. Primero por su soberbia y talante represivo. Segundo por no tener control real de las FFAA, como lo quieren hacer creer. Y concluir esto no comporta un profundo análisis retrogrado, porque basta saber que las soldadas y los soldados de la patria, no son de Venus ni son de Marte, por lo que padecen con el mismo dolor e indignación, los embates del hambre. Y tercero, el gobierno carece de lo más importante: la confianza del pueblo. Los “herederos” de Chávez, se encargaron de hacer en cortísimo tiempo, lo que el más acérrimo opositor, no hubiese pronosticado: que el recuerdo de HCHF, culmine “en un pastel”, “en una torta del cuartel de la montaña”. Nada más. Nada menos…

Ante un escenario que luce abierto para emprender el gran viraje histórico que necesita el país, ¿qué hace la oposición…? En el argot ecuestre, cuando un caballo, siendo buen ejemplar; brioso, de buenas patas y buen desplazamiento, se para y se resiste a franquear el obstáculo, el jinete dice que el caballo “se chupa“, se entumece, corcovea, evitando el salto… Desde el triunfo del 6D-15, han habido episodios donde la oposición “se chupa”, se ha pasmado y ha rehusado ir más allá. ¿Pero más allá en qué? En su determinación de saltar obstáculos. De rebotar y desobedecer los abusos del TSJ y los cercos del gobierno. En su opacidad tolerando la validez de magistrados express. En el letargo para elevarse con la fuerza que posee, a las barreras impuestas por el CNE.

En situaciones explosivas, el gobierno es el más frágil. Pero si la oposición sigue huidiza a soltar riendas y espuelear (pujar) la evolución de la historia, sin reconocer el rol que están llamadas a asumir las FFAA, nuestros árboles de caoba y cedro que por orden de la ley, son los garantes de la libertad, el orden y el respeto (dixit Edna Martínez); y sin un llamado al resto de los representantes de la Venezuela profunda (gremios, sindicatos, vecinos, ONG’s, líderes comunales, campesinos, trabajadores informales, artesanos, pescadores, obreros, maestros o intelectuales), al rescate de su dignidad, de su vida y de su libertad, ellos-la MUD- como sucedió en Nicaragua, serán desplazados por decreto del CNE o por sentencia del TSJ  (anulando partidos, directiva de la AN, curules y RR), dejando el camino para que el poder quede en manos de un  debutante o de un pretor del mismo gobierno; cuando lo que tocaba era una consensuada e impostergable mutación moral, política, social, ciudadana y económica del país.

“La libertad, por lo que respecta a las clases sociales inferiores de cada país, es poco más que la elección entre trabajar o morirse de hambre…” (Samuel Johnson). Este concepto profundamente humano, por comprenderlo cómo sujeto de derecho a ser, hacer y tener por su propia cuenta, es lo que no comprende el socialismo o la sociedad no liberal. Si me dan licencia, el hambre de hoy no es el resultado de sólo 18 años de anomia e ineptitud. Es producto de siglos de cultura “del buen salvaje al buen revolucionario” donde nos hemos minimizamos a ser más indios, negros y mulatos, y no nobles defensores de la libertad. Pero nadie es más listo que el hambre. Y como decía el refrán: “Hambre y frio entregan al hombre a su enemigo…” Pues nada. La mesa está servida. No se chupen. Nadie es más listo que el hambre…

@ovierablanco    [email protected]