La inseminación artificial es cada vez más frecuente en Venezuela

Dr Juan Aller y equipo medico Fertilab

 

El doctor Juan Aller, fundador de Fertilab, señala que “los últimos 40 años se han caracterizado por un avance increíble en el ámbito de la fertilidad. Hoy en día es posible ayudar a muchas mujeres a tener un bebé con distintos tratamientos y también a preservar la fertilidad”, explicó Aller, médico con postgrado en Obstetricia y Ginecología de la Maternidad Concepción Palacios, Residencia en el Boston City Hospital, y cuenta con un postgrado en Biología de la Reproducción, Universidad de Pennsylvania. Juan Aller es considerado el “Padre de la Fertilidad en Venezuela”, ya que realizó los primeros intentos de Fertilización in Vitrio (FIV) en el país, cuyo resultado se obtiene el 24 de febrero de 1986 con el primer nacimiento de un bebé producto de una FIV, siendo el segundo en Latinoamérica.

La inseminación artificial es uno de los servicios más demandados y cada vez es más frecuente, explica. El procedimiento es simple y la inseminación intrauterina es la más utilizada. Al colocar un número elevado de espermatozoides, especialmente preparados, cerca del lugar donde ocurre la fertilización, aumenta el número de espermatozoides en la trompa y las probabilidades de lograr un embarazo son mayores. La inseminación artificial (IA) agrupa una serie de técnicas que tienen como objetivo depositar el semen en el tracto genital femenino.

Fertilab también ofrece asesoría sobre la aplicación de células madres. Aller explica que las células madre “son células presentes en nuestro organismo, provenientes de la sangre del cordón umbilical, las cuales son 100% compatibles con el bebé que nace y en menor porcentaje con sus familiares directos. Se pueden recolectar sólo una vez en la vida y es al momento del nacimiento.Estas células madre son utilizadas actualmente en la terapia de diversos tipos de enfermedades tales como: leucemias, linfomas, anemia y desórdenes inmunológicos”.

Advierte que los problemas de fertilidad vienen acompañados de un impacto emocional importante, que los ha llevado a brindar acompañamiento psicológico a las parejas o padres, explica el especialista. “Cuando, adicionalmente, las personas deciden buscar ayuda y someterse a algún procedimiento o tratamiento de reproducción asistida, inician un proceso que demanda una gran capacidad de adaptación.

Considera que una atención psicológica temprana tiene el objetivo de prevenir la aparición de dichos problemas psicoemocionales y asistir a la pareja que presenta inquietudes, dudas, temores o cierta incertidumbre en relación al tratamiento de fertilidad. “Por eso la asistencia psicológica que ofrecemos en FERTILAB durante el tratamiento de fertilidad pretende facilitar el ajuste emocional y la adaptación de las parejas”, señaló el doctor Juan Aller, quien celebra el aniversario de su institución con un mayor compromiso.

“Uno de los momentos más especiales que hemos vivido como institución fue el día del nacimiento de la primera bebé probeta, fue un gran logro y algo innovador para el momento en que se hizo”, concluye Aller.

Nota de prensa