La minería se mudó para las quebradas de Caracas

mineros-2-768x1024

 

Los vecinos los miran desde sus ventanas con sorpresa y hasta con cierto temor, pues no son chamos que crecieron en el barrio. Los alarma un poco la “labor” que hacen: se meten en chores y descalzos a las quebradas a buscar metales, preciosos y no tan preciosos, que luego venden para comprar comida y ropa, publica Crónica Uno.

Por

De unos meses para acá dentro de las quebradas de Lídice y Manicomio, hacia el oeste de la ciudad, está proliferando la actividad minera.

“Son gente que viene de otros lados y pasan todo el día en la quebrada”, dijo una señora que vive en la parte alta de la quebrada La Cochinera.

021-manicomiolapastoralidicecatia-IMG_5607-1024x683

La técnica, comentaron, la aprendieron de otros que pasaron por ese arroyo y que también estuvieron en las minas de Guayana. Sacan la arenilla que se acumula en las quebradas —que por cierto es completamente negra por la corrosión del agua residual—, la ponen en el piso para que escurra y luego con sus manos van separando el material.

Estos chicos se cuelgan al cuello un envase de los que se emplean para tomar la muestra de orina y ahí meten los metales reunidos en el día. Recolectan zarcillos, sortijas, pedazos de plata, cucharillas de acero, pedazos de cadenas de oro. “Y sí, sí nos da para comer. Lo que sacamos lo repartimos entre todos. No nos ha dado picazón el agua. Tampoco nos hemos enfermado”, contó uno de los chamos, quien añadió que al terminar se bañan por los lados de Caño Amarillo y más tarde parten a cambiar las prendas por los lados de Capitolio.

En Los Frailes de Catia, en la quebrada Caroata, a pleno mediodía había otro grupo de hombres. La mayoría tenía botas de caucho y se sumergían casi por completo.

Uno de ellos alzó su mano y mostró un anillo, que presumió era de oro.

De lado y lado de la quebrada hay casas que tienen sus tuberías y desagües hacia el embaulado.

“La gente lava la ropa o se enjuaga las manos y de repente pierden sus prendas. Por eso es que están aquí”, coemntó uno de los vecinos de la zona.

Los “mineros” se colocan precisamente cerca de los chorros y esperan por el botín.

020-manicomiolapastoralidicecatia-IMG_5603-1024x683

 

Encontrar personas “buscando tesoros” en las quebradas es común en el río Guaire, a la altura del Encantado, en Petare. Muchos sacan cables y aprovechan el cobre y consiguen algo de más valor, así coronan la papa del día.

Ahora, “en vista de la crisis nos vemos en la necesidad de hacer esto. Pero nos hemos enterado de que hay más competencia en las cabeceras de las quebradas”, aseveraron los muchachos, que establecieron rutinas para escarbar de 8:00 am a 5:00 pm.

En estas quebradas no es posible ni hacer un paseo en un bote reforzado debido a que el agua transportan una altísima cantidad de materia orgánica infecciosa. Fácilmente una persona puede contagiarse de hepatitis A y E, de salmonelas, amibiasis y muchas otras enfermedades que encuentran su acceso por el tubo digestivo.

Fotos: Mabel Sarmiento Garmendia/Mariana Mendoza