Cynthia Viteri: Nos dijeron que el Gobierno ecuatoriano sabía lo que estaba pasando…

Cynthia Viteri estuvo en Venezuela invitada por la Mesa de la Unidad
Cynthia Viteri estuvo en Venezuela invitada por la Mesa de la Unidad

 

“Nos subimos todos juntos en un solo vehículo. Y antes de arrancar sacaron a nuestro chofer y se subió uno de los agentes del Sebin a manejar el carro. Nosotros pensamos “esto es un secuestro”.

Por El Universo (Ecuador)

Le preguntamos por qué se subió y respondió que eran órdenes superiores. En nuestro carro iba Luis Magallanes, un venezolano que es parte de la Mesa de la Unidad, que de repente dijo: “Este no es el camino al aeropuerto”. Le dijimos: “Señor, ¿dónde nos está llevando?”. Y nos metió a los patios del Sebin… Afuera había diputados venezolanos y gente de Lilian Tintori que gritaba que nos saquen de ahí…

Le dijeron a Magallanes que se bajara, que él se quedaba ahí, pero nosotros nos bajamos con él y nos pusimos delante. El agente del Sebin le gritaba: “Tú eres venezolano, sabes lo que has hecho”. Y él detrás decía: “Yo no he violentado ninguna ley, todo es constitucional”.

“Nos volvimos a embarcar con él y nos llevaron a Migración dentro del aeropuerto. Ahí nos esperaban con cámaras encendidas, siguiendo cada uno de nuestros movimientos. Nos encerraron en un cuarto y uno por uno tomaron las huellas de nuestros dedos. Nos preguntaron nuestros datos y nos hicieron preguntas extrañas: ¿dónde fue la reunión con los gringos?, ¿qué pensábamos de las marchas del 1 de septiembre?… Les dijimos que íbamos a comunicar todo este atropello al Gobierno ecuatoriano y nos respondieron que este estaba al tanto de todo y que sabía que nos estaban deportando… Nos fotografiaron de lado, de frente, de perfil, como delincuentes…

Luego de horas de estar en Migración, nos dieron a cada uno un chaleco reflector y nos hicieron poner en fila para llevarnos al avión… Empezamos a caminar por los corredores y delante mío había por lo menos unas 20 personas, entre militares, policías y personal de inteligencia, armados y con cámaras… Nos dieron los pasaportes y subimos primero al avión. Era un vuelo comercial. Ya adentro no tuiteamos nada porque ellos estaban aún abajo y podían sacarnos. Una vez que despegamos de Venezuela tuvimos un vuelo tranquilo… Nos recibieron bien en Ecuador”.