José Gato Briceño: Fincas productivas/ 100 años de trabajo familiar tirados al chiquero de la revolución

thumbnailgatobricenoCuando se trata de lograr prosperidad traducida en bienes habidos con faena, constancia y esfuerzo, los repugnantes representantes de la narcorevolución no entienden cómo es eso. Ellos solo deben ser lamebotas, enchufados, arrastrados y ya, enseguida logran riquezas sin un ápice de trabajo. El negocio de narcogobernante es bastante lucrativo y no amerita casi energía. La finca Los Pozos de Caicara es una propiedad familiar fundada por mi abuelo materno Emilio Torrealba a principios del siglo pasado, donde se criaba ganado y se trabajaba la agricultura, con las herramientas y equipos de la época se generaba la subsistencia de su familia (mi madre y sus hermanos), luego en los años 60, 70 y 80, mi padre Enrique José del Carmen Briceño González continuó y modernizó, con sus ahorros de trabajo como obrero durante 40 años en la industria petrolera (Sinclair Company) y créditos de la banca privada la producción de esa tierra y luego , con nosotros sus hijos somos la tercera generación que ha estado en esa finca manteniéndola totalmente productiva estos últimos 20 años. Esas 800 hectáreas en donde nacimos, crecimos, nos criamos al lado de la pata de una vaca, aprendimos a ordeñar desde muy pequeños, a montar en bestia y arrear el ganado en los potreros y además saber apreciar los hermosos amaneceres de esas tierras, sus montañas, sus quebradas y contemplar todos esos paisajes que llevo para siempre grabado en mis ojos, en el alma y en mi corazón, es algo que por más que quieran los resentidos gobierneros nunca me lo podrán arrebatar.

El pasado viernes 26 del mes en curso fue asaltada la finca de la familia por más de 30 carros militares encabezados por el narcotraficante internacional Hugo Carvajal Barrios, su secuaz y hermana la alcaldesa de Cedeño y su otra cómplice Yelitze Santaella y en la misma noche tomaron posesión de dicha propiedad dejando la zona custodiada con una cantidad exorbitante de militares e impidiendo la entrada de los obreros y campesinos, aparte de las vejaciones y todo tipo de atropellos de los cuales fueron objeto ya que sin mediar palabras, violaron los candados de los portones y como es normal en sus procederes ingresaron a montar un espectáculo para seguir engañando al pueblo y convirtiendo potreros en chiqueros. Ayer mismo, el funcionario encargado de armar la pantomima, dio un “discurso” en el cual me acusa de robar ese predio, de haberme robado la finca que desde hace más de 100 años le pertenece a la familia tal y como consta en documentos de propiedad. Es insólito acusarme de tal cosa si yo ni existía cuando fue comprada y registrada a principios del siglo 20. Es importante señalarle a mis lectores que toda la infraestructura que tiene esa finca fue hecha durante la gestión de mi padre, sin ayuda más que como mencioné, de su esfuerzo y créditos de la banca privada y ya cuando yo comencé a ganarme los cargos públicos todo eso existía. Mi padre fue en su momento (años 70) uno de los mayores productores de leche del estado Monagas, las estadísticas de la época lo certifican y los habitantes del municipio Cedeño así lo recuerdan, pero los farsantes no tienen memoria.

Ya es del conocimiento público que Hugo Carvajal y Santaella tienen más de 10 fincas cada uno en todo el estado las cuales están al servicio del narcotráfico internacional con pistas de aterrizaje como la de San José de Areo que limita con el estado Anzoátegui cuyo propietario es el capo Hugo, tienen túneles especiales para camuflajear la droga y millones de dólares. Tengo que destacar que en la zona de los Pozos de Caicara el Cartel de los Soles no tiene bases de operaciones y esta seria indudablemente otro centro de acopio del narcotráfico internacional. Uno de los comentarios de Hugo Carvajal al llegar a la finca fue que, ese galpón está buenísimo , obviamente sin que le cueste un centavo tiene allí una guarida totalmente equipada más para sus negocios ilícitos.

El mundo sabe que desde que comenzó la revolución van incautadas más de 4 millones de hectáreas en todo el país, que eran totalmente activas, en donde se producían millones de libros de leche y la producción de carne permitía abastecer a toda la patria y hoy lo que tenemos es desolación y todas las fincas confiscadas totalmente en ruinas.

Es un simple acto de abuso de poder mezclado con absoluta ineficiencia. Esto es la consecuencia de la política económica comunista de acabar con la propiedad privada y asumir el control por estado sin generar ningún beneficio sostenible para la población (tipo Cuba).

La caída de esté narcogobierno es inminente y debemos estar preparados para el rescate de la constitucionalidad y detener la violación a nuestra Constitución Nacional, en virtud de esto, al inicio de las sesiones ordinarias de la A.N el próximo 15 de septiembre presentare una propuesta de enmienda que consistiría en que se elabore un proyecto de enmienda constitucional que consistiría en promover que aquel venezolano que esté requerido por la justicia internacional por delitos de narcotráfico, sea entregado a los países que lo requieran. Esto permitiría dignificar a la A.N entregando o limpiándola de algunas de esas escorias y rufianes que la integran, como Hugo Carvajal Barrios, Diosdado Cabello Rondón, Pedro Carreño. Y ya me pongo a la orden públicamente al nuevo gobierno democrático para encabezar la búsqueda hasta debajo de las piedras, de esas alimañas antes nombradas, para entregárselos al gobierno de los Estados Unidos y así los narcosobrinos tengan excelente compañía.

Piensan que con esos atropellos y más vandalismo institucional contra mi patrimonio y familia, varios intentos de secuestro por parte de enviados del narcogobierno venezolano en mi contra en Costa Rica mi país de refugio, me callarán, pero se equivocan. Tendrán que asesinarme como ya lo intentó Diosdado Cabello el 6 de Febrero 2012 cuando mataron a uno de mis escoltas salvándome en fuerte tiroteo de más de 50 disparos. Lamento informar, en medio de este nuevo agravio, que la traición haya empalagado la conciencia de uno de mis hermanos de sangre para entregar y facilitarle a estos malandros la invasión a ese refugio familiar tan lleno de nuestra infancia, nuestro trabajo y nuestro arraigo campesino.

Aquí me tienen más empeñado que nunca en apuntalar la salida de esta banda de cuatreros asalta fincas y destructores del futuro de la patria. Les apuntaré con MI PLUMA Y MI PALABRA hasta mi último aliento.

José Gregorio Briceño Torrealba
“El Gato” Briceño.

Twitter:

@josegbricenot