Ismael García: El pueblo no te quiere Nicolás

thumbnailismaelgarciaComo lo dije una y otra vez durante los preparativos para la Gran Toma de Caracas, después del 1 de septiembre, podíamos hablar de un antes y un después en el escenario político social del país, y es que no sólo ha sido la movilización popular más grande y cívica de los últimos tiempos, sino que la fuerza, el coraje y la valentía nacional se concentró en esta actividad convocada por la Mesa de la Unidad Democrática para dar un parao definitivo a un gobierno totalmente deslegitimado y sin apoyo de las masas.

El cacerolazo voluntario contra Nicolás Maduro, en Villa Rosa en el estado Nueva Esparta, una comunidad chavista en su mayoría, es la muestra más palpable de que el pueblo no quiere a Maduro en la presidencia de la República, por corrupto, por incapaz y por traidor. No obstante, esta comunidad sorteando los cercos de seguridad de Casa Militar, de los esbirros del Sebin,  y de la policía de Mata Figueroa, armados todos hasta los dientes, hicieron sonar las ollas vacías del hambre y del descontento popular.

Y aún a riesgo de sus vidas, acorralaron a Maduro y a sus cuatreros, quienes salieron de manera cobarde y despaborida porque el rechazo fue tal, que no hubo arma ni amenaza que contuviera a este bravo pueblo. Sin embargo, y como cagón que es, antes de salir de Villa Rosa, Maduro agredió a la señora Eudys Marcano , y a otros vecinos, y no conformes con eso, la autocracia tomó represalias contra ese pueblo, y enseguida les cortaron el servicio de luz eléctrica, de internet, y lo que resulta más asqueante, es que hasta la entrega de las bolsas de los CLAP, fueron suspendidas por órdenes de Nicolás y del tonto útil de Mata Figueroa. Asimismo, detuvieron a varios vecinos, y  Braulio Jatar, periodista y director del portal de noticias Reporte Confidencial, fue privado de libertad, posteriormente lo imputaron y le sembraron divisas en su vehículo para acusarlo de Legitimación de Capitales.

En un show mal montado por los vampiros heridos del gobierno, quisieron hacer un acto de desagravio a Maduro en Villa Rosa, y para ello se valieron de colectivos armados y de paramilitares que pretendieron intimidar a esta valiente comunidad, pero lo que dieron fue pena internacional, porque Nicolás sigue sordo y ciego frente al desprecio de un pueblo que exige su salida de la presidencia a través del Referéndum Revocatorio.

Estamos conscientes que la persecución y la violencia de Maduro recrudece a medida que se acerca el fin de esta tragedia nacional, y ha comenzado una cacería de brujas contra la dirigencia de la unidad, sembrando delitos, armamentos y falsos expedientes a nuestros líderes. Tal es el caso de Delson Guarate, alcalde del municipio Mario Briceño Iragorry del estado Aragua, a quien secuestraron en su despacho, lo imputaron, lo acusaron de cuatro delitos, y hoy lo tienen incomunicado en El Helicoide. La misma suerte ha corrido Yon Goicoechea. a quien le cambiaron los juguetes de sus hijos en su carro, por armas y granadas.

Pero que no crea Maduro que con sus actos ilegítimos y vandálicos va a contener a este pueblo que no se cala más esta soberana crisis producto, de la economía hambreadora que ha impuesto este gobierno sin rumbo y comprometido hasta los tuétanos en corrupción y narcotráfico. Es decir, nadie se cree esta farsa de revolución. Este año llevan tres decretos de emergencia económica y la situación cada día es peor y más lamentable, y frente a este fracaso, Maduro a través de sus voceros sin credibilidad, asegura que el día 1 de septiembre había un golpe de Estado en gestación, y que hoy, con la toma cívica y pacífica de todos los Consejos Nacional Electoral a nivel nacional, se estaría fraguando otro intento violento para sacarlo a la fuerza de la presidencia.

Pues bien, yo emplazo a Nicolás Maduro a que diga en cadena nacional, los nombres de los militares involucrados en el supuesto golpe de Estado, porque le recuerdo una vez, que sólo la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, da golpes de Estado, no los civiles como quieren hacer ver. Y por más que haya colocado al dúo de la represión de la unidad y del pueblo, como ejecúteses de su política de represión, no podrán detener una decisión de un pueblo, porque No habrá cárceles para recluir al 90 % de la población que exige cambio y clama justicia. Así que Néstor Reverol como ministro de Interior y Justicia, y de su cosorte Gustavo Enrique González López en el Sebin, no podrán con violencia, tortura y persecución, cambiar el curso de la historia democrática del país.

Este 7 de septiembre el país nuevamente se movilizó para exigir con más contundencia la fecha para la recolección del 20% del revocatorio, y ya nada ni nadie podrá contener a un pueblo decidido y valiente que clama justicia, ni siquiera los grupos paramilitares y parapoliciales llamados por ellos colectivos, quienes de la manera más violenta y descarada pretendieron arremeter contra la gente y sus libertades políticas, pero el tiro les salió por la culata, y nuevamente quedó demostrado que las calles son del pueblo.

En el estado Aragua, la escoria más grande y putrefacta de este gobierno,Tareck El Aissami,  dirigió personalmente una emboscada en contra del pueblo aragüeño que se dirigió al CNE, y con sus grupos de delincuentes armados intentaron arremeter contra una mayoría que hoy exige cambio, otros conatos de violencia se produjeron en diferentes entidades del país. Sin embargo, no podrán parar la fuerza de este pueblo que con absoluta determinación exige referéndum revocatorio este año y un cambio urgente en la conducción política del país.

Por más incertidumbre que exista en estos momentos, tenemos la certidumbre de que cada día estamos más cerca del fin de esta desgracia que ha significado para los venezolanos, Nicolás Maduro en la presidencia de la República. Quieran o no, la voluntad del pueblo se impondrá y este año tendremos Referéndum Revocatorio, y saldremos de la peor crisis jamás vivida en nuestro país. La fuerza de nuestro pueblo es invensible.

Ismael García

Diputado a la Asamblea Nacional

PJ- Unidad Democrática

@ismaelprogreso