Kenia debe aprender del fracaso económico de Venezuela

(Foto Reuters)
(Foto Reuters)

 

Hace treinta años, la gente en Europa del Este andaba en las calles y se unía a cualquier cola, antes de preguntar lo que las tiendas tenían en stock.

Por Kwame Owino en Daily Nation (Kenia) | Traducción libre por lapatilla.com

Hoy en Venezuela, los ciudadanos de a pie hacen colas para comprar alimentos básicos, artículos para el hogar y materiales de construcción tales como jabón, pañales para bebés y pasta de dientes. De vez en cuando, los ciudadanos no tienen más remedio que atacar al personal del supermercado y hacerse con la mercancía.

Tenga en cuenta que el fabricante local de refresco más popular del mundo, Coca-Cola, detuvo la producción en Venezuela, ya que no podía conseguir suficiente azúcar .

Y esto está sucediendo, no porque el país se esté recuperando de una catástrofe por una guerra o medioambiental, sino de una catástrofe de una mala política económica basada en el populismo.

Fuera de los países de Oriente Medio y de aquellos cercanos al Golfo Pérsico, Venezuela es el país con la mayor dotación de recursos petroleros del mundo.

La situación en Venezuela se opone a la idea de que Kenia, y de hecho el continente africano, se prepara automáticamente para la prosperidad gracias a la dotación de recursos naturales.

En el 2015, el gobierno de Venezuela extrajo 2,5 millones de barriles de petróleo crudo al día y comercializó prácticamente todos en los mercados internacionales.

Este nivel de extracción significó que en el año 2015, el total de extracción de Venezuela superó todas las existencias de reservas de petróleo crudo declaradas de Kenia. Sin embargo, Kenia registró un crecimiento del PIB del 5,6 por ciento en ese año contra un tercer año consecutivo de contracción del 10 por ciento para Venezuela.

Esta comparación no es perfecta, porque el ingreso promedio en Venezuela es de US $ 13.000 al año, 10 veces más que en Kenia, aunque las tasas de pobreza de ambos son comparables con un 32 por ciento y 40 por ciento, respectivamente.

Entonces ¿que explica el bajo rendimiento económico que condena a los ciudadanos a hacer largas colas para adquirir productos de primera necesidad en un país y no en el otro? En resumen, Venezuela es un ejemplo clásico de un país cuyo liderazgo fue superado por la soberbia.

La revolución bolivariana

Es cierto que una dotación de petróleo presenta una buena plataforma sobre la cual construir la prosperidad. Sin embargo, una dotación de petróleo crudo u otro recurso requiere una comprensión mucho más aguda de lo que hace una buena política económica.

En Venezuela, la dotación de petróleo fue captada por la administración nacional para un uso reivindicativo, que utiliza un recurso nacional para tratar de demostrar su filosofía política, mientras lo utiliza para atacar a sus enemigos.

A mediados de los años 2.000 el precio del barril de petróleo crudo aumentó de manera agresiva de menos de US $ 30 a más de US $ 100

Esta situación se produjo principalmente debido a que China y otros países de renta baja habían comenzado a beneficiarse de las reformas implementadas en años anteriores, y por lo tanto necesitaban más combustible.

Venezuela tuvo entonces una inesperada entrada de capital, pero empezó a usarlo para las causas que consideró esenciales para su postura socialista.

Cuando los precios del petróleo comenzaron a subir en la década del 2.000, el país recién había elegido a un nuevo presidente que se había comprometido con principios socialistas, llamándolos la Revolución Bolivariana .

El nuevo gobierno se inició mediante la imposición de controles de precios con el pretexto de detener a los “malvados capitalistas” y la explotación de las masas. La ironía es que el presidente Hugo Chávez había ganado genuinamente una elección popular.

Con la excepción de unos pocos economistas y de algunos emprendedores,  la animadversión partidista hacia los hombres de negocios  era palpable y la nueva administración lo explotó bien. Añádale eso una minoría cuyos derechos habían sido violados por los sucesivos gobiernos y la materia también se hizo sobre ajustes de cuentas basadas en el resentimiento.

Viviendas gratis

El gobierno a través de la empresa petrolera PDVSA tuvo el control sobre la comercialización de los recursos petroleros de Venezuela. Como era de esperar, su gestión incluía simpatizantes del partido político en el poder.

A medida que los precios del petróleo continuaron aumentando, esta corporación se ganó miles de millones de dólares en ingresos anuales, proporcionando una tarjeta de crédito para el gobierno para iniciar el gasto por motivos políticos.

Además de los controles de precios, los productos subsidiados por el gobierno, incluyendo el petróleo, los alimentos, las telecomunicaciones y la electricidad. La estatizacion de las empresas se convirtió en el gran pilar de la política económica incluyendo el cemento, algunas de alimentos básicos y las empresas de energía fueron tomadas por el gobierno.

Por debajo de esta amplia estatización,  fue notoria su particular oposición a las corporaciones de los Estados Unidos y de algunos países europeos,  mostrando hostilidad a la competencia económica.

Para el presidente Chávez y sus camaradas, los chavistas, la política económica podía ser utilizada para expresar la aprobación política a inversiones permitidas de las empresas de los países favorecidos, como Cuba y China.

Entre los proyectos más extravagante que Venezuela emprendió fue la de provisión de viviendas gratis a los ciudadanos más pobres. Si bien es muy difícil argumentar en contra de la necesidad de una buena vivienda para cualquiera, fue el instrumento de política utilizado para proporcionar el que nos dá una lección clásica de cómo no se debe hacer.

La versión venezolana de la obsesión populista de los gobiernos socialistas se conoce como la Gran Misión Vivienda. En 2013, según la propaganda del gobierno, alrededor de medio millón de ciudadanos recibieron las llaves de nuevas viviendas que habían sido construidas con fondos públicos, pero la mayoría no tienen electricidad o un suministro confiable de agua.

Petróleo largesse

El programa global plantea construir 3 millones de viviendas de bajo costo para el año 2020, pero el objetivo probablemente no se cumpla debido a la crisis económica y política que atraviesa el país en la actualidad.

La fuerza y la popularidad del presidente Chávez yacían en el gasto ampliado de su parte en los programas sociales intentando reducir la pobreza. Con los precios del petróleo crudo alcanzando precios por encima de US $ 110 por barril, a ese gobierno le fue muy bien con el dinero.

Creó los bancos pequeños y cooperativas de trabajo asociado con el otorgamiento de créditos por varios millones de dólares, para que pudieran crear puestos de trabajo y permitir que las personas más pobres participaran en la contratación del sector público.

Las cooperativas y empresas sociales tenían acceso a los recursos públicos y al mismo tiempo fueron exentos del pago de impuestos, lo que garantizaba que no fueran conductos para que los fondos públicos pasaran a manos privadas.

La planificación económica buscó un alto nivel de control de la economía, obligando a los bancos a otorgar un determinado porcentaje de sus fondos para préstamos a sectores indicados por el gobierno.

De esta manera, se volvieron muy parecidos a los grandes programas sociales como el Servicio Nacional de Menores, el Fondo de Empresas de Mujeres y los programas del Fondo Uwezo de Kenia.

Estos son populares, pero abiertos a la corrupción, y su rentabilidad social es pobre. Se trata de un caso clásico del enfoque  lanza-dinero-a-los-problemas que es amado de los burócratas.

La inevitable caída

Además de imponer estrictos controles de precios a las empresas privadas, el gobierno las intervino con cuotas de producción. Este fue un requisito obligatorio para las empresas para cumplir con los objetivos debido a que los niveles de precios eran demasiado bajos como para justificar el suministro de bienes de consumo en las cantidades requeridas.

Tales condiciones hacen muy difícil obtener lucro, excepto para empresas favorecidas, que invariablemente pasan al control de los partidarios políticos del régimen.

Como la teoría de la elección pública de la economía habría predicho, el inversionista real no tiene espacio en ese entorno.

En todos los sentidos, cada tablón de la política económica también tuvo que cumplir con los objetivos políticos específicos. Subyacente a todo este gasto fue el ingreso de las exportaciones de petróleo crudo, que el gobierno creyó que era inagotable.

El gobierno de Venezuela no parecía darse cuenta de que la posesión de grandes reservas de petróleo tiene un rendimiento irrelevante según los principios básicos de la gestión económica. Al igual que todos los productos básicos, commodities, los precios del petróleo no podían permanecer en más de US $ 100 por barril como respuesta del accionar básico de la economía.

Los altos precios son un incentivo para que otras empresas busquen proporcionar recursos alternativos con el fin de competir por los beneficios. Un exceso de petróleo y el aumento de las fuentes de energía alternativas eran inevitables, lo que llevó a una caída en los precios de nuevo a menos de US $ 50 por barril.

El gobierno no pudo pagar los servicios básicos y experimentó enormes déficits presupuestarios. Se endureció el control de divisas y redujo drásticamente aún más las importaciones. El resultado es evidente en la actualidad; los principios socialistas pueden ser fáciles de vender para ganar las elecciones, pero no son adecuados para la gestión de cualquier economía.

En el pico petrolero, Venezuela dependía del petróleo en más del 90 por ciento de los ingresos de divisas y más de la mitad de todo el gasto del gobierno, y cuando los precios del petróleo cayeron inevitablemente, el gobierno quedó en quiebra y con los deudores tocando su puerta.

La ironía es que mientras el chorro inicial del gasto condujo a una reducción de la pobreza, las tasas de pobreza aumentaron de nuevo ya que la crisis se profundizó. Y es así como los últimos 17 años enseñan que un país que merecía estar mucho mejor, por la sobredosis de gasto por el petróleo llegó a caer de vuelta, como un drogadicto que sufre el síndrome de abstinencia.

La dotación de petróleo no logra, por sí mismo, un crecimiento constante y un inevitable desarrollo. Las verdaderas lecciones para Kenia, que se encuentra a las puertas de iniciar unas modestas exportaciones de petróleo van a ser objeto de un artículo separado.

Kwame Owino es el director ejecutivo del Instituto de Asuntos Económicos (IEA-Kenia), un centro de estudios de políticas públicas con sede en Nairobi. Twitter: @IEAKwame