El Nuevo Herald: El largo camino de la corrupción de los Kirchner

Foto: clarin.com
Foto: clarin.com

 

La ex presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, está en problemas. Y graves. El cerco judicial que la asedia desde que perdió el poder parece estrecharse por día. Las evidencias sobre su participación en casos de lavado de dinero y enriquecimiento ilícito se amontonan y ya se habla de que los jueces quieren unificar las diferentes causas penales en una sola. La posibilidad de que pueda terminar tras las rejas ha sido admitida por ella misma en una reciente entrevista concedida a varios medios de prensa.

Manuel C. Díaz / El Nuevo Herald

“No temo en absoluto ir a la cárcel”, dijo, según el diario La Nación. Y, en clara alusión a la vendetta política y judicial de la que dice ser víctima, agregó: “Ser peronista en este país no es gratis”. Y antes de finalizar la entrevista, tratando de ser más explícita, dijo: “Cuando decidí enfrentar a los grandes intereses económicos, sabía que este podía ser uno de los desenlaces”.

Sin embargo, Jason Marczak, uno de los directores del Centro de América Latina del Atlantic Council, en declaraciones a El Nuevo Herald, dijo que ese no era el caso: “La situación dista de ser una persecución política, pues no es la primera vez que la ex presidenta Fernández se ve involucrada en una investigación judicial. El hecho de que haya sido salpicada en el caso Nisman cuando aún era presidenta demuestra que estas investigaciones no son parte de una conspiración del actual gobierno para condenarla”.

La monja, el ministro y el alijo de dólares

Mientras tanto, siguen apareciendo nuevas noticias relacionadas con la corrupción de su gobierno. En una de ellas, tan alucinante que bien podría ser el argumento de un cuento de Borges, el ex ministro de Obras Públicas, José Ojeda, fue sorprendido por la policía frente al Monasterio de las Monjas Orantes y Penitentes de Nuestra Señora de Fátima cuando, en medio de la noche, le entregaba $8 millones en efectivo a una de las monjas. En otra, que parece sacada de una novela de Ricardo Piglia, Florencia Kirchner, la hija menor de Cristina, indignada ante las acusaciones de la diputada Margarita Stolbizer de que parte de la fortuna de su madre era ocultada por ella, desafió al juez Julián Ercolini a revisar su cajas de seguridad. El juez le tomó la palabra y se descubrieron casi cinco millones de dólares en efectivo que no pudo justificar.

Lea la investigación completa en El Nuevo Herald