Régimen evalúa transición dentro o fuera del chavismo, por Humberto González Briceño

thumbnailHumbertoGonzalezBriceñoI.NEGOCIACIÓN. No hay una negociación formal entre gobierno y oposición. Lo que hay es un esfuerzo de parte del gobierno en tratar de ganar tiempo y posponer el Referéndum Revocatorio. Para esto es necesario que el diferimiento cuente con cierta aceptación en la comunidad internacional. Aquí entran los buenos oficios de Rodríguez Zapatero quien en las últimas semanas ha mutado de negociador a emisario del gobierno en sus contactos con sectores de la oposición. Es evidente que el gobierno quiere impedir el Revocatorio pero no quiere pagar el costo político de tomar la decisión. Esto explica los esfuerzos en tratar de llevar a la fuerza a la oposición a la mesa de negociación para que, según los cálculos del régimen, sea la misma oposición la que, con base a un trueque, acepte ese diferimiento.

  1. REFERÉNDUM. Frente a la táctica de represión y miedo del gobierno la oposición debe seguir dando la pelea donde es más fuerte: La calle. La presión popular es hoy el mejor aliado de los proponentes del Revocatorio. Claro, siempre habrá la posibilidad de que el régimen decida hacer el referéndum en el 2017 e ignore la calle. Pero eso implica un alto costo político que hoy parece hacer dudar al gobierno. Hay una pequeña posibilidad de que la presión de la calle termine de aflojar las tuercas del régimen y el Revocatorio se haga este año. Mientras exista esa posibilidad es francamente ocioso discutir qué hacer si la consulta es diferida.

III.CANDIDATOS. Esa pequeña posibilidad que el Revocatorio se haga este año no es del todo descartada por el oficialismo. Al mismo tiempo que avanzan tácticas dilatorias en el CNE los chavistas ya están hablando de dos tipos de transición que reflejarían dos posibles escenarios. Transición fuera del chavismo y transición dentro del chavismo según se decida hacer el Revocatorio este o el otro año. Lo interesante es que operadores como Diosdado Cabello y Tareck El Aissami ya están en campaña, sin decidirlo. Ambos están recorriendo el país supuestamente para apoyar a Nicolás Maduro en actos donde curiosamente no se nombra a Nicolás Maduro, ni siquiera como referencia. De una u otra forma el chavismo ya está discutiendo quién será el sucesor de Maduro, independientemente de cuando sea el Revocatorio.

IV.MARGARITA. Luego del incidente de Villa Rosa donde Nicolás Maduro fue abucheado y rechazado por la comunidad el SEBIN recomendó al gobierno mover la sede de la reunión de los países No Alineados a Caracas por razones políticas y de seguridad. Informes de inteligencia detallaron el grave deterioro de la popularidad del gobierno que podría manifestarse en protestas espontáneas como trancas y cacerolazos. Pero una vez más alguien en el entorno de Maduro le aconsejó alejarse de las prudentes recomendaciones de sus servicios de inteligencia y hacer la cumbre en Margarita. Representantes de los países a este evento podrán apreciar no sólo el rechazo al régimen sino el gran despliegue policial y militar de la dictadura. Mala propaganda para la ya desprestigiada imagen del gobierno en el exterior. ¿Quién asesora a Maduro?

V.ARROCEROS. Ante el fracaso inicial del PSUV manejando el reparto de comida el gobierno le transfirió esta función a los militares. Ahora el descontento abraza por igual a operadores civiles y militares ante la cada vez más aguda crisis alimentaria. A los militares Maduro les dio una tarea condenada al fracaso. Endosarles la frustración de la gente con su gobierno a los militares terminará debilitando ese componente que ha sido clave para la estabilidad del régimen. No sólo se trata de la debilidad operativa para el reparto de comida que no existe, también es la pérdida de seriedad y credibilidad al designar generales para cada rubro alimenticio, lo cual ha servido para convertir a los militares en objetos de las burlas más inmisericordes. @humbertotweets