Damnificados del Táchira que tienen cinco años hacinados exigen viviendas dignas

as familias que se encuentran recluidas desde hace cinco años en la cancha deportiva del barrio Leonardo Ruiz Pineda reclaman la asignación de viviendas dignas. (Foto/Gustavo Delgado)
as familias que se encuentran recluidas desde hace cinco años en la cancha deportiva del barrio Leonardo Ruiz Pineda reclaman la asignación de viviendas dignas. (Foto/Gustavo Delgado)

Un centenar de personas que tienen viviendo cinco años en condición de damnificadas por eventos naturales, en la cancha deportiva del barrio Leonardo Ruiz Pineda, reclaman que les asignen viviendas dignas, pues pese a las necesidades que vienen padeciendo no obtienen atención apropiada por parte de los organismos del Estado, reseña La Nación.

Afectados por inundaciones en Río Negro, barrio Guzmán y Táchira, aseguran que pese a que los han “incluido” aparentemente en planes de vivienda de interés social, no les cumplen con la entrega de un hogar propio.
Milagros Rivera Osorio, quien vive desde ya hace casi dos años en el albergue provisional, narró que más de 20 niños y casi 30 adultos esperan con resignación que les entreguen una casa donde vivir, bajo condiciones estables, pero sobre todo dignas.

— Son 11 las familias que requieren que les asignen su casa, pues perdimos todo en vaguadas e inundaciones, pero como en ese momento nos dijeron que nos trasladáramos a estos albergues, lo hicimos, ya que nos aseguraron que en poco tiempo nos darían una solución, pero ha pasado el tiempo y no nos cumplieron -narró-.

Destacó que representantes de entes del Gobierno regional han efectuado dos reuniones con el grupo de damnificados, a quienes -aseguró- les han prometido la entrega de dos terrenos, en los que aparentemente les construirán casas. “Pero esa promesa no se ha cumplido. Nos mantienen engañados y, por ende, hacinados en este sitio, lo cual es preocupante, ya que podemos obtener un lugar digno, sobre todo para quienes tienen hijos”, declaró.

Otros residentes afirmaron que en el albergue han surgido enfermedades cutáneas en niños y personas de la tercera edad, quienes no reciben ningún tipo de asistencia médica, al igual que el suministro de alimentos, lo cual les mantiene sumidos en la pobreza absoluta.

“Falsos revolucionarios” se han lucrado de ellos

Al albergue donde se encuentran recluidas las familias acudieron integrantes de la Central Socialista Bolivariana de Trabajadores, cuyos miembros se comprometieron a donar alimentos y medicamentos a los damnificados, no sin antes advertir que, tras la desgracia del grupo de personas, se hallan “falsos revolucionarios que se ha lucrado de la desgracia de los afectados¨.

Continúe leyendo aquí