Diálogo con ruido, por José Luis Pirela

thumbnailJoseLuisPirelaSe han desatado una serie de comentarios contra la MUD en relación al dialogo con el gobierno; hay mucho ruido y desconfianza. En las redes han usado cualquier cantidad de acusaciones, unas bajo la premisa del supuesto y otras con ninguna sana intención. A veces olvidamos que hasta en las peores guerras, la diplomacia y el dialogo conforman una posible salida a la tragedia.

La tercera guerra mundial es la mejor que hemos tenido; no se produjo gracias a los esfuerzos de Jhon Kennedy y Nikita Kruschev durante la crisis de los misiles.

Si estos líderes hubiesen permitido a los perros de la guerra riendas sueltas, la historia de la humanidad hubiese sido más trágica. Si los egos de los dos presidentes se hubiesen colocado por encima de los intereses de la paz mundial, nadie podría hoy diagnosticar la magnitud de las consecuencias. Guardando las distancias la dirigencia de la MUD no puede negarse a explorar soluciones a través del dialogo, dándole contenido ético, defendiendo principios sin frenar los avances hacia el revocatorio o cualquier salida pacífica a la crisis.

Los venezolanos estamos al borde del precipicio; pero esta dolorosa situación nos dejara una enseñanza para elevarnos culturalmente como sociedad y nos ayudara a entender que el inmediatismo ni es responsable, ni crea conciencia.

Las críticas que se formulan desde la propia oposición hay que observarlas con respeto, como expresión de la diversidad; si se hacen despojadas de la intriga, es decir, quien tenga algo que denunciar hágalo claro y raspao.

Este gobierno es nada proclive al dialogo toda reunión exploratoria la filtra; luego Diosdado y Jorge las asumen públicamente para intrigar bajo la máxima: divide y reinaras. No hay ética en los voceros oficialistas en temas que requieren discreción, patriotismo y grandeza; actúan como bufones, para ellos eso es un chiste.

Asumimos autocríticamente, que en la MUD hay grupos e individualidades que abusan abrogándose la unidad, como si fuera pertenencia numérica cuando en realidad su dueño son las mayorías nacionales. Amigos hace falta reflexión y rectificación.

Con el triunfo del 6D, sería ingenuo creer que no está en marcha una operación para dividir a la MUD por parte del adversario oficialista y sus aliados abiertos y encubiertos. Existen sectores no oficialistas que juegan al tremendismo de golpear la alternativa democrática para debilitarla y condicionarla; como en el pasado jugaron a la anti política, vuelven a equivocarse y les puede ir muy mal.

Los actores del cambio estamos obligados a preservar la unidad por encima de las tormentas, maniobras y maquinaciones divisionistas. La unidad tiene valor estratégico, es la sinergia potenciadora de lo victorioso, es democracia retada y es la esperanza de un pueblo que sufre en un modelo de país que no merecemos. Por encima del sectarismo, la pequeñez y la mezquindad se impone la realidad; solo nadie puede, VIVA LA UNIDAD.

Diputado a la AN por San Francisco-Zulia

@joseluispirelar