Disminuye un 50% el consumo de productos de charcutería y embutidos en el Táchira

Foto: La Nación
Foto: La Nación

“¿Cómo le voy a decir cuánto han aumentado los precios de la charcutería si tenía mis tiempos de no venir a comprar?. No tengo cómo comprar, por supuesto, por falta de plata, todo es más costoso. La última vez que compré este jamón, el que llaman fiambre cachito, que es el más barato, estaba en 3 mil 200 bolívares y hoy está casi a cuatro mil”, reseña La Nación. 

De cómo hacía para rellenar las arepas, la señora Jacqueline Quintero agregó que en su casa no son amantes de la arepa y su hijo llevaba la mantequilla, pero lo que ella hacía “del almuerzo, dejábamos para la cena y completábamos con un huevito frito” o algo”.

Francisco Sánchez, por su parte, salió cabizbajo de una de las charcuterías de la ciudad. “La verdad que es un lujo, está como a 5 mil bolívares un ‘kilito’ de charcutería, no alcanza la plata, no se puede, a nadie le alcanza, pues se come lo que haya, otras cosas, arepa, pan, pura, sin nada” –comentó-.

Gustavo Mendoza también echó su cuento, apenas pudo comprar queso porque, dijo, le llega el momento del mes en que empiezan en su hogar a comerse las arepas puras, “igual que todo el mundo, porque usted puede comprar el queso y hasta el jamón, pero cómo hace para el fin de semana para comprar las verduras donde medianamente se gastan siete mil bolívares”.

Contó que cuando le dan el cestatickets, una vez a la semana compran el queso tipo paisa: “No es casi siempre, en esa semana compramos medio jamón de pavo, no gramos, pedimos, mil 500 de tanto, mil 500 de queso, y eso alcanza para una comida de seis personas; en la noche, una arepita rellena y sobra un poquito para el otro día. Ya la segunda semana se compra una sola vez pero puro queso, es lo que se puede comprar, porque dan más cantidad por 2 mil bolívares del tipo paisa que comprar dos mil bolívares de jamón, entonces usted lo ralla y lo acrecienta, rellena las arepas y rinde”.

Jorge Méndez, también salió preocupado, indicó que la merienda para su hija se la deberá sustituir por galletas “María”, que de 200 bolívares el paquete ahora supera los mil. “Algunas veces le compro otras que son más económicas, pero eso sí, cuando pida y que no vaya para el colegio, le recordaré que esa es su merienda escolar”.

Ricardo Sanabria, estaba pagando paquetes de queso, jamón y otros productos y cuando se le preguntó sobre los precios, aseguró que “se mantienen, el jamón ha subido, el queso se ha mantenido, yo compro de a medio kilo desde hace como cinco meses para acá, antes compraba el kilo, para como decía mi abuela, comer poquito y andar alegre, porque la plata no alcanza, la moneda se devaluó”.

50 % menos y más caro

Y es que en los hogares hay una especie de resignación por no poder comprar lo que durante muchos años ha sido el relleno de sus arepas o el pan del desayuno o la cena, porque el sueldo no les alcanza, así como en las charcuterías hay quienes dicen que las ventas de esos productos se han reducido en treinta por ciento, pero algunos coinciden en cincuenta por ciento.

Y mientras en algunos hogares, donde pueden comprar los conocidos embutidos y quesos, dicen que tratan de “estirarlos” para que les rinda para más de una comida, en las charcuterías han tenido que comprar menos productos.

Continúe leyendo aquí