“Hay una ficción de abastecimiento en el país”

ACOMPAÑA CRÓNICA: VENEZUELA ALIMENTOS - CAR01. CARACAS (VENEZUELA), 28/08/2016.- Fotografía del 20 de agosto del 2016, donde se observan un operativo de entrega de bolsas de comida a habitantes de un barrio del km 3 del Junquito por parte Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) en Caracas (Venezuela). La severa escasez de productos básicos en Venezuela ha llevado a que la foto diaria del país sea una inmensa fila frente a muchos abastos y supermercados, un problema que el Gobierno intenta solucionar con un sistema de venta de alimentos, conformado solo por militantes chavistas, conocido como CLAP. EFE/MIGUEL GUTIÉRREZ
ACOMPAÑA CRÓNICA: VENEZUELA ALIMENTOS – CAR01. CARACAS (VENEZUELA), 28/08/2016.- Fotografía del 20 de agosto del 2016, donde se observan un operativo de entrega de bolsas de comida a habitantes de un barrio del km 3 del Junquito por parte Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) en Caracas (Venezuela). La severa escasez de productos básicos en Venezuela ha llevado a que la foto diaria del país sea una inmensa fila frente a muchos abastos y supermercados, un problema que el Gobierno intenta solucionar con un sistema de venta de alimentos, conformado solo por militantes chavistas, conocido como CLAP. EFE/MIGUEL GUTIÉRREZ

El director ejecutivo de la Cámara de Comercio de Caracas, Víctor Maldonado, alertó ante la grave situación económica del país ante una mezcla de inflación y recesión que se expresa en un “empobrecimiento muy agudo de la población”, reseñó Unión Radio.
CLAP19

“El empobrecimiento es tal que ahora hay una ficción de abastecimiento porque no hay quien compre a los precios planteados”, apuntó en el Foro A Tiempo de Unión Radio.

Maldonado considera que las políticas económicas del gobierno impiden la prosperidad, lo que ha empeorado notoriamente con los Comités Locales de Abastecimiento y Distribución –CLAP- que se “reservan a través de una compra forzada, el 50% de la escasa producción del país para administrarla a través de unos canales de comercialización que no existen”.

“Es apostar a una entrega ficticia, fallida, costosa excluyente y sectaria porque los CLAP son una herramienta político partidista (…) Incrementan la sensación de escasez, hace que los sectores pobres estén más cooptados que nunca dentro de una lógica de servidumbre que nadie quiere pero además arruinan aguas abajo toda la cadena de distribución que no tendrán que vender”.

Continuar leyendo en: UnionRadio.com