Bernabé Gutiérrez: ¡Gasolina y fósforo!

thumbnailbernabegutierrezEl gobierno perverso e inmoral de Nicolás Maduro, está más claro que el agua, que llegó a su final, porque no cuenta con el respaldo popular, y carece de credibilidad en todos los sectores de la vida nacional, por ello y como mal perdedor, arremete con furia contra un pueblo y los dirigentes de la unidad democrática, sin evaluar las consecuencias y el costo político de sus actuaciones, ilegítimas y anticonstitucionales.

No obstante, un gobierno que sabe que tiene los días contados, cuánto tiempo más puede mantenerse en el poder. Pues bien, todos sabemos que la bombona de oxigeno a la que está conectado como es el Tribunal Supremo de Justicia , ya también se les agota todas las artimañas y marramucias a las que se han prestado, para mantener a flote a un moribundo.

Ante esta realidad irrefutable, han iniciado una guerra a muerte contra todo aquel que con valentía, les grita la verdad a los cuatro vientos; han emprendido una cacería de bruja contra los líderes de la Mesa de la Unidad Democrática, y ha desatado una fijación enfermiza, obscena y hasta preocupante por Henry Ramos Allup, presidente de la Asamblea Nacional y Secretario General Nacional de Acción Democrática.

Y esta lluvia de amenazas y persecuciones también se extiende contra el pueblo humilde, sencillo y de a pie, que cada día muestra más su disconformidad contra la estafa que resultó ser la revolución, porque cada día la gente es más pobre, pasa más hambre y muere de hambre por la irresponsabilidad de un gobierno corrupto y apátrida, que negoció la calidad de vida de los venezolanos, por comprar aplauzos internacionales y que en un uso equívoco del poder, se llenaron los bolsillos de dinero mal habido y que era para las mayorías.

Chantajean a la gente con suspenderles la venta de las bolsas de los CLAP por tres meses, si hablan mal de Maduro en las colas, o critican la aberración que significa administrarle el hambre al pueblo, entregando 5 productos de la cesta básica para que les alcance un mes. Asimismo, los patriotas cooperantes y las OLP en las barriadas, hacen de las suyas e impiden que una gran mayoría que hace mucho tiempo dejó de creer en la revolución, tengan acceso a recibir las migajas de Maduro.

Con todas estas actuaciones inmorales e insoportables, Maduro juega con candela, él solito le está poniendo el fósforo a la gasolina de descontento y arrechera que está esparcida en todo el país. Pretende incendiar al país, para seguir aferrado al poder, pero como es tan cobarde, no lo admite, sino que envía a sus emisarios criminales para que actúen. Quiere hacer ver como el lobo feroz, a un pueblo manso, noble y humillado que exige cambio en la conducción política del país.

Pues bien, Nicolás Maduro ni el PSUV,  tienen la potestad de decidir por los venezolanos. Seguiremos luchando por recuperar nuestra democracia y por nuestra Constitución Nacional. No es la primera vez que un gobierno cree estar por encima de su pueblo, y ya sabemos el desenlace fatal que han tenido, y éste no será diferente.

Bernabé Gutiérrez

Secretario Nacional de Organización

Acción Democrática

@adbernabe