Ni las ofertas atraen compradores a locales comerciales de Puerto La Cruz

(foto archivo)
(foto archivo)

 

Se acerca la época decem­brina y aunque para estas fechas, en años anteriores, los comerciantes reportaban in­crementos en las ventas, en este 2016 la situación es totalmente distinta, al menos en los expen­dios que operan en el centro de Puerto La Cruz. Así lo reseña eltiempo.com.ve

Por Elisa Gómez
Ni porque las tiendas ofrecen descuentos de 20% y hasta de 50% en ropa, calzados, artículos para el hogar y navideños, logran atraer a los compradores.

La mañana de este miércoles se observó que la mayoría de los locales del centro porteño esta­ban desolados.

“Yo me las he ingeniado todo el año con las ofertas y aun así la gente no compra. Las ventas han bajado 80%. Todos están enfo­cados en la comida y por eso he pensado hasta en la posibilidad de vender alimentos para sub­sistir“, contó en tono de tristeza Alejandro Maureira, uno de los comerciantes de la calle Juncal.

A pesar de este panorama, Maureira tiene previsto adquirir mercancía para tratar de ga­nar clientes entre noviembre y diciembre, cuando estima que las ventas se recuperen.

Para el ama de casa Odalis Castillo y su familia estrenar una prenda de vestir en esta Navidad no será una prioridad.

“Ni hallaca creo que haremos este año. Lo que mi esposo gana como comerciante es para medio comer y cubrir los gastos de la casa. Tengo una hija que está en la universidad y no tenemos ni para pagarle la inscripción“.

De los pocos

Entre los pocos comercios con­curridos ayer estuvo El Tijerazo, ubicado en la avenida 5 de Julio. Allí ofrecen 50% de descuento en toda la mercancía desde hace un mes, aproximadamente.

Uno de los vendedores, a quien se le reserva el nombre por no estar autorizado para declarar, dijo que sólo las dos primeras semanas de oferta estuvo lleno el local, a tal punto que en horas del mediodía tenían que bajar las santamarías. “Llevaban de todo, ropa y artículos para el hogar“.

A la licenciada en Educación, Jésica Ruiz, esos precios le pare­cieron económicos en compara­ción con otras tiendas.

“Tengo 15 días buscando rebajas para comprarle ropa a mi hijo (2 años) porque en diciembre estará más cara“.