Caballerizos de La Rinconada trancaron la autopista Valle-Coche

Caballerizos

 

Un grupo de caballerizos que labora en el hipódromo La Rinconada trancó por más de dos horas la autopista Valle-Coche, ubicada a pocos metros de la entrada del circuito hípico, para exigir el pago de la semana de trabajo y el cestaticket correspondiente al mes de septiembre, reseñó EL Nacional.

Los trabajadores, con pancartas en mano se lanzaron a la autopista pidiendo también la atención del Instituto Nacional de Hipódromo y el Gobierno para buscar los correctivos que permitan reanudar las actividades en los óvalos nacionales.

“Somos más de 1.100 trabajadores que luchamos por nuestros beneficios laborales”, señaló José Cárdenas, directivo del sindicato que agrupa a los caballerizos.

William González manifestó que se trata de una protesta justa y que los caballos serán atendido por los entrenadores, capataces y serenos de cuadra mientras dure el paro.

Los caballerizos cobraron ayer la semana de trabajo y quedó pendiente el pago de cestaticket.

Propietarios. La directiva de la Asociación de Propietarios afirmó que necesita más de 1.100.000 de bolívares para cumplir con las exigencias estipuladas en el contrato colectivo de los caballerizos, como son los intereses del fideicomiso, utilidades, uniformes, vacaciones y otras peticiones.

Michel Douaihy, directivo de la asociación que agrupa a los propietarios de caballos, afirmó que no cuenta con los recursos y el Instituto Nacional de Hipódromos le debe premios, lo que empeora la situación.

“Es conocido que este es un paro inducido que se les escapó de las manos a los protagonistas. Esta paralización es para chantajear a los dueños de caballos y para que el instituto firme la concesión de la jugada, enfatizó el dirigente.

Con relación a los rumores de que Asoprorin se declararía en quiebra, el directivo afirmó que es completamente falso. “No hemos discutido nada de eso. Se le cancelo la semana de trabajo a los caballerizos y estamos buscando para depositar los cestaticket”, dijo el inversionista.