Alta tasa de mortalidad neonatal persiste en el Hospital Luis Ortega de Porlamar

Foto: El Sol de Margarita
Foto: El Sol de Margarita

 

Al inicio del presente mes, no ha sido posible reducir las altas tasas de mortalidad neonatal que se han registrado a lo largo de 2016 en el hospital Luis Ortega de Porlamar, las cuales se ubican en 40 muertes por cada 1.000 nacidos vivos, reseña El Sol de Margarita. 

José Antonio Narváez, presidente del Colegio de Médicos del estado Nueva Esparta, detalló que según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las cifras aceptables son hasta cinco muertes, por lo que están alarmados con los decesos en el área de Neonatología del hospital central.

Detalló que hasta la primera semana de noviembre, 157 neonatos han fallecido en la Isla, mientras que se registran 56 decesos en infantes de entre 27 días y cuatro años de nacidos, situación atribuible en su mayoría a la presencia de la multirresistente bacteria Klebsiella, que estaría complicando la situación.

“En total son 213 muertes neonatales e infantiles que resultan altamente alarmantes, tomando como referencia las estadísticas de la Organización Mundial de la Salud, que son muy bajas frente a las registradas aquí”, recalcó el gremialista.

Narváez enfatizó que las faltas de controles prematernos debido a la escasez de medicamentos y la desidia en los programas gubernamentales, que en otros tiempos les proveían de lo necesario para una buena alimentación maternal y nutrición fetal, también están dejando sus efectos en los altos índices de mortalidad neonatal y, en algunos casos, de las madres.

“Antes se les suministraba leche y ácido fólico a las madres, pero ahora no es posible por la fuerte escasez de esos rubros”, expresó el galeno.

Hacinamiento y falta de personal

Otra de las variables que empeoran la situación en la unidad de Neonatología del hospital, es la falta de especialistas o neonatólogos, de los cuales solamente hay cuatro, mientras debería haber entre 12 y 18 como mínimo.

Además, indicó que la falta de espacio provoca un hacinamiento y facilita el contagio entre los neonatos, desencadenando en lo que calificó “como una triste realidad de muertes”.

La falta de antibióticos para tratar a las madres y los bebés es otra de las causas que aceleran los decesos.

Cifras oficiales

Estadísticas oficiales del centro asistencial porlamarense indican que en enero se registraron 14 decesos de neonatos, nueve en febrero, 13 en marzo, siete en abril, nueve en mayo, 13 en junio, 17 en julio, 24 en agosto, 26 en septiembre, 20 en octubre y cinco en lo que va de noviembre.