Judith Sukerman: Los valencianos rechazamos diálogos estériles

Judith-Sukerman-

“Queremos decirles a quienes hoy están sentados en la mesa de diálogo, que los venezolanos estamos cansados de discusiones estériles, que exigimos hechos concretos, y nuestra principal exigencia es un cambio inmediato de gobierno sea a través de un referéndum revocatorio, unas elecciones generales o la renuncia de Maduro”, así lo expresó Judith Sukerman, concejal de Valencia, ante el encuentro de este 11 de noviembre entre el gobierno nacional y representantes de la MUD.

Nota de prensa

Para la concejal valenciana, el impacto social es la mejor muestra de la total ineptitud de este gobierno -que según afirmó-, “nos tiene pasando hambre, el dinero no alcanza para nada, no hay medicinas, y los servicios públicos no funcionan”.

Señaló que la Iglesia Católica, a través de los párrocos y demás miembros de las congregaciones que a diario predican la fe en nuestras comunidades, son testigos del drama del pueblo, al igual como lo viven a diario las bases militantes de los partidos políticos que hacen su trabajo en las calles y padecen esta situación.

“Quienes quieran saber qué esperamos los venezolanos del diálogo, solo deben visitar cualquier calle y hablar con el heladero, el taxista, el panadero, un ama de casa y ponerse en los zapatos de quienes cada día hacen más esfuerzos por poder cubrir la más elemental de las necesidades humanas, la alimentación”, afirmó.

Preocupada por la advertencia manifestada por el gobierno sobre la violencia que se pueda generar el levantarse de la mesa de diálogo, la concejal valenciana se hizo una serie de preguntas que se hacen casi todos los venezolanos: ¿Acaso Venezuela no vive en medio de hechos violentos? ¿No vivimos ya en un país cargado de violencia? ¿No es violencia acaso que la desnutrición ya sea causa de muerte en el país, que haya gente muriendo por falta de medicinas e insumos médicos, y que solo en el 2015 hayan muerto más de 27 mil venezolanos en manos del hampa?

-Como madre, no podemos evitar que la realidad nos impacte y golpee a diario -continuó-, ya la violencia no es una amenaza, impera en todo el país de diversas formas. ¿Acaso no es violencia que en los retenes de los hospitales pongan a los recién nacidos en cajas de cartón? ¿No es violencia tener que hacer colas desde la madrugada para conseguir alimentos, y que lo que ganamos no alcance para nada? ¿No es violento el sistema judicial, el sistema carcelario? ¿Cómo tratan a nuestros presos, no solo los políticos, a todos?

Judith Sukerman fue contundente al señalar que los negociadores deben ser transparentes con el pueblo y no pueden seguir diciendo las cosas como no son. “Aquí los únicos traidores a la patria que responden a órdenes de gobiernos extranjeros, son quienes entregaron nuestras principales riquezas a Cuba y China, quienes aún en éstas difíciles circunstancias siguen regalando viviendas a otros países, que llenaron de plantas eléctricas a Nicaragua, Perú, Boliviano, Argentina, construyeron hospitales, regalaron tractores, petróleo y muchas cosas más en otros países, mientras el nuestro se nos cae a pedazos”.

Reclamó en nombre de los valencianos a las autoridades internacionales, que sean garantes del castigo con cárcel, de todos todos aquellos que efectivamente estén incurso en delitos de tráfico de drogas. “Cuando el narcotráfico toma el poder no sale con votos, es indispensable ser inflexible con los delincuentes”, sentenció.

Para finalizar, Sukerman exigió a quienes están sentados en esa mesa de diálogo que entiendan la responsabilidad histórica que tienen en sus manos, “que no olviden ni antepongan ningún interés al de los venezolanos, que sepan que es el momento de demostrar el verdadero compromiso con el país”.