¿Por qué los sondeos se equivocaron con Hillary Clinton?

Foto AFP
Foto AFP

 

Larry Sabato, profesor de la Universidad de Virginia, es autor de un famoso blog llamado la “Bola de Cristal de Sabato”, en el que predijo la victoria de Hillary Clinton, así como también lo hicieron otros sondeos publicados por distintos medios de comunicación. AFP

“Bola de Cristal tiene ahora una rajadura enorme”, dijo Sabato.

“Es evidente que algo ocurrió”, dijo el profesor sobre el fracaso generalizado en leer la realidad. El especialista recordó que se realizaron literalmente centenas de encuestas sobre la elección presidencial este año.

A juicio de Sabato, uno de los problemas es que los sondeos basaron su muestreo en el electorado tal como estuvo compuesto en la elección anterior. De esa forma, simplemente desestimaron el número de electores de Trump, demasiado tímidos o hábiles en eludir a los encuestadores.

“La participación de personas blancas en las zonas rurales fue enorme”, dijo, mientras que la de negros y ‘millenials’ disminuyó e incluso, los propios sondeos internos del equipo de Clinton fueron malinterpretados, de acuerdo con un analista que tuvo acceso a esos documentos. “Estaban completamente equivocados y gastaron una fortuna”, dijo la fuente que quiso mantenerse en el anonimato.

¿Subestimaron el rechazo a Clinton?

De acuerdo con Sabato, no. “Los sondeos lo mostraron claramente”, apuntó.

Pero la mayoría reconoció demasiado tarde que los encuestadores no entendieron la profundidad del resentimiento contra la exsenadora y exsecretaria de Estado, a quien muchos ven como una corrupta integrante de una élite enquistada en Washington.

“Yo no tenía idea de cuán profundas eran las divisiones”, reconoció Paul Begala, un estratega del partido demócrata.

Sabato dijo que estaba “desconcertado”, tomando en cuenta que hubo “literalmente centenas de sondeos equivocados”.

Sin embargo, el especialista se negó a decretar el nocaut de los sondeos. “El análisis solamente mediante la anécdota no es académico. Uno no puede apoyarse solo en instintos, hay que apoyarse en datos”, dijo.

El experto también mencionó un marcado retroceso en el número de personas que están dispuestas a someterse a encuestas telefónicas.

En el futuro, “la mayoría de los sondeos tendrá que hacerse en línea”, dijo, al descartar las preocupaciones de que este tipo de encuestas puedan ser fácilmente sesgadas.

“No son datos poco confiables, si se hacen las cosas bien”, apuntó.