Compradores acuden en masa a la Torre Trump en Nueva York en busca de regalos

En la imagen, un taxi de la ciudad de Nueva York pasa frente a la Torre Trump, Estados Unidos, 10 de noviembre, 2016. Bailey White, de 13 años, se paró pacientemente el miércoles por la tarde con su pequeño hermano Keaton en una fila de la tienda de regalos ubicada dentro de la Torre Trump en la Quinta Avenida de Nueva York, cada uno con un terrier de peluche llamado Charlie que costaba 35 dólares. REUTERS/Brendan McDermid - RTX2T3QA
En la imagen, un taxi de la ciudad de Nueva York pasa frente a la Torre Trump, Estados Unidos, REUTERS/Brendan McDermid

 

Bailey White, de 13 años, se paró pacientemente el miércoles por la tarde con su pequeño hermano Keaton en una fila de la tienda de regalos ubicada dentro de la Torre Trump en la Quinta Avenida de Nueva York, cada uno con un terrier de peluche llamado Charlie que costaba 35 dólares.

El beagle, con un monograma de Trump en su pañuelo blanco, fue fabricado siguiendo el modelo de la mascota de Eric Trump, hijo menor del presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump. Este era uno de los pocos artículos que quedaban en las estanterías de la tienda, donde se habían agotado las camisetas rojas con el lema de campaña “MAKE AMERICA GREAT AGAIN”.

Bailey y Keaton, de 10 años, sin embargo, estaban contentos con su elección. Los niños, que habían viajado originalmente a Nueva York desde Florida para el desfile del Día de Acción de Gracias, dijeron a Reuters que eran grandes seguidores de Donald Trump, principalmente por el compromiso del empresario de reducir la inmigración ilegal. O, como dijo el hermano menor, “evitar que los malos entren en nuestro país”.

Si bien los negocios cercanos han tenido que lidiar con la seguridad extra y las multitudes en torno al destellante edificio neoyorquino de Trump, que han reducido sus ventas en el fin de semana más activo de compras de la Quinta Avenida, los recuerdos alusivos a la campaña de Trump han desaparecido de las estanterías de la tienda de regalos del multimillonario.

En sólo una hora, un reportero de Reuters contó que al menos 100 personas se agolparon en la tienda ubicada en la planta inferior de la Torre para comprar sombreros, prendedores y otros artículos. Muchos se sintieron decepcionados al encontrar agotado el sombrero rojo con la frase “MAKE AMERICA GREAT AGAIN”, cuyo valor asciende a 30 dólares, al igual que todas las camisetas de campaña.

Cuando se le preguntó si el número de visitantes dentro de la Torre Trump había aumentado desde la elección presidencial, un guardia de seguridad del edificio respondió: “Cien por ciento”.

En las afueras de la Torre, donde algunos de las minoristas más conocidas del mundo gastan en alquiler más que en casi cualquier otra ciudad, los compradores tuvieron que luchar con las medidas de seguridad y las multitudes para entrar en la tienda Gucci o en la exclusiva joyería Tiffany & Co.

Rosalia Betancourt, de 69 años, visitó por primera vez la Torre Trump dos días después de que el magnate inmobiliario fue elegido presidente en busca del sombrero rojo, pero el artículo se había agotado. Cuando Betancourt, que se mudó a Nueva York desde Venezuela hace más de cuatro décadas, se enfrentó el miércoles a las multitudes de turistas, tuvo que irse de nuevo con las manos vacías.

“Está bien”, dijo. “Creo que voy a ir a internet, sólo tiene que ser de color rojo”.

Por su parte, Sari Nielsen, de 71 años, esperaba en el Trump Cafe, al lado de la tienda, que la multitud se disipara.

“Quiero comprar a mi sobrino Pete un sombrero de golf de Trump por el Día de Acción de Gracias”, dijo Nielsen, quien se mudó a Nueva York en 1975 desde Argentina.

Los compradores también tenían la opción de adquirir gemelos, mantas, bolsas, perfumes, caramelos, libros escritos por miembros de la familia y más artículos relacionados a Trump.

Por Melissa Fares/Reuters