Habitantes de Boca del Río en Margarita viven rodeados de aguas servidas

Foto: El Sol de Margarita
Foto: El Sol de Margarita

 

Gran número de localidades insulares se encuentran sin salida ante las inundaciones por aguas cloacales, situación que no puede ser resuelta por el ciudadano de a pie sin ayuda ni el despliegue de un cuerpo técnico estadal competente en esta materia, reseña El Sol de Margarita.

Residentes de la calle Centenario de Boca del Río, municipio Península de Macanao, tienen más de cinco meses padeciendo por un desborde de aguas negras que les ha causado daños materiales y que también atenta contra la salud de la comunidad.

Cuando la mar sube, el agua que proviene de la salina situada detrás de esta calle busca su cauce hacía las tuberías, las cuales no tienen capacidad para aguas servidas ni han recibido mantenimiento, lo que ha causado el colapso de las cloacas.

Esto ha tenido como consecuencia el desborde de las alcantarillas, situación que afecta gravemente a los vecinos de este sector.

Las aguas servidas estancadas han inhabilitado prácticamente las entradas de las casas del área y el hedor empeora a horas del mediodía, lo que hace casi inhabitable esta zona.

Los propietarios se han visto en la obligación de usar los accesos traseros de sus hogares debido a esta situación, simplemente porque el líquido residual impide el libre tránsito por las aceras y áreas comunes del lugar.

Vecinos aseguraron que el desborde de esta agua contaminada empeora con la llegada de las lluvias.

Sin embargo, no solo es la calle la que se llena de aguas residuales, sino también el interior de las viviendas, causándoles pérdidas materiales que resultan para ellos difíciles de recuperar.

Algunos pescadores también han visto afectadas sus actividades debido a los estragos que ha causado este desbordamiento en sus materiales de trabajo.

Colchones, muebles y electrodomésticos son algunos de los objetos que las lluvias y las aguas se han llevado a su paso, sin contar la cantidad innumerable de enfermedades potenciales que esto puede desencadenar en la población.

Este problema se ha presentado desde hace más de un año, pero no fue hasta hace cinco meses que empeoró con la frecuencia de las lluvias, afectando de esta manera a un número mayor de vecinos.

A pesar de que algunas personas se han abocado a solicitar solución a este problema, ningún representante de la Alcaldía peninsular o de la Gobernación se ha manifestado al respecto, ni ha enviado alguna comisión encargada de la limpieza de las áreas comunes de esta localidad.

El desbordamiento y estancamiento de aguas cloacales y contaminadas se ha replicado por toda la región.

Los vecinos se muestran preocupados debido a las enfermedades que puedan contraer sus niños debido a esta problemática.

Solución

Habitantes de la capital peninsular requieren de una respuesta inmediata por parte de la Alcaldía del municipio Península de Macanao para solventar esta situación que afecta el modo y la calidad de vida de los propietarios de las viviendas aledañas a este estanque cloacal. La mayor preocupación son las enfermedades que pueden propagarse y, por supuesto, las pérdidas materiales, que como alegaron, nadie los ayudará a recuperar todo lo que han perdido a causa de estos desbordamientos.