Perú: los dilemas después del APEC, por Gustavo Romero Umlauff

 

Gustavo Romero Umlauff (?)

thumbnailGustavoRomeroUmlauffEl presidente peruano Pedro Pablo Kuczynski, casi al mes y medio de haber juramentado en su cargo, y antes de que se realizara el Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC) que tendría lugar en Lima en las subsiguientes semanas, se embarcó con destino a China en una trascendental visita oficial que tendría como objetivo atraer mayores inversiones, incrementar el turismo y propiciar el intercambio cultural.

El viaje era una intrépida decisión del nuevo gobierno de acercarse apresuradamente al país asiático ante los riesgos que se venían ya advirtiendo si uno de sus principales socios comerciales, que es EEUU, podría modificar prontamente las reglas de los acuerdos y tratados de libre comercio celebrados con anterioridad, como así lo proclamara Donald Trump a lo largo de toda su campaña electoral.

Claro está que el presidente Kuczynski, como experimentado hombre de Estado y conocedor de los avatares de las finanzas públicas al haber sido varias veces ministro, incluso en la cartera de Economía, debe haber intuido que los anuncios populistas de Trump sobre las nuevas políticas a aplicar podrían causar serios daños al comercio exterior al declararse partidario de proteger la industria nacional con restricciones a las importaciones, amenazando con establecer elevados aranceles a los productos extranjeros y nuevos subsidios a los suyos.

El seductor, y muchas veces insolente, discurso de Trump apelando al proteccionismo de la industria de su país, efectivamente, terminó por calar en buena parte de la población norteamericana olvidando que esas mismas nefastas políticas –y en especial a los subsidios en el área de la agricultura- fue lo que contribuyó a la fuerte recesión económica de la década de los 30 y a la caída de su comercio exterior dejando a esa nación al borde del colapso.

Las incógnitas que se ciernen a las pregonadas nuevas medidas sobre comercio exterior de EEUU y, en especial, a las economías de los países integrantes de la APEC, no son menores pues el incremento de los aranceles y otras medidas golpearían más fuertemente a algunas de ellas, como el caso de México al ser su principal socio comercial.

No en vano, durante el desarrollo de la APEC, el presidente Kuczynski ha advertido abiertamente a los representantes de las economías más importantes del Mundo, los dilemas de este Foro para seguir promoviendo la liberalización y la expansión del libre comercio frente al retorno de las fatales políticas proteccionistas de la administración Trump que sacudirían a las economías en desarrollo y aquellas más dependientes del intercambio con EEUU.

La audacia deberá estar, entonces, no sólo en el viraje del crecimiento de las inversiones y el incremento del turismo como importante motor de una “industria” no contaminante con algunos de los países miembros de la APEC sino disuadir al, quizás, país más poderoso del Mundo que las barreras –en el corto plazo- será un freno para las economías en desarrollo, pero –en el largo plazo- un enorme riesgo recesivo para esa misma nación.  

[email protected]

@GRomeroUmlauff