Jesús Ramos: Con gobierno municipal de facto vuelve el caos y la anarquía a Maturín

IMG-20161127-WA004

 

El presidente del Colegio de Ingenieros del estado Monagas, Jesús Ramos, denunció que con el gobierno de facto que hoy lleva las riendas del municipio Maturín volvieron el caos y la anarquía a las calles del centro de la capital monaguense.

Nota de Prensa

Casi dos meses han transcurrido luego de la toma ilegal de la Alcaldía del municipio Maturín por parte de la mayoría de los concejales pesuvistas que arbitrariamente impusieron a un miembro de la Cámara como alcalde interino, luego de la salida del alcalde legítimamente electo, Warner Jiménez, quien es víctima de una persecución política.

A casi 60 días el balance que hoy presenta la otrora “Ciudad Distinta” es negativo.  Para Ramos, quien dirige las riendas del Colegio de Ingenieros del estado Monagas el trabajo de ordenamiento de la ciudad se ha visto paralizado.

“Hoy vemos anarquía y caos en el centro de la ciudad, perdiéndose el esfuerzo de calles despejadas, un logro de la gestión de Warner Jiménez fruto de un trabajo de tres años, que despejó la calle Chimborazo, así como las plazas Rómulo Gallegos  y El Balancín”, dijo.

Recordó que desde el inicio de la gestión de Jiménez se impulsó como uno de los pilares el ordenamiento de la ciudad y la reubicación del comercio informal con mercados municipales que están deteriorados, como el caso del antiguo hotel Colonial, donde se llevaron hasta los techos que la Alcaldía colocó para dignificar a los trabajadores no dependientes del municipio.

“La feria gastronómica en la avenida Bicentenario y el mercadito de la calle Casualidad, están abandonados. Allí se tenía previsto ubicar a los vendedores de comida ambulante del centro de Maturín, pero después del sabotaje contra Jiménez y la intervención de Polimaturín se paralizaron los trabajos. Ahora vemos con sorpresa como permiten que los informales tomen de nuevo las calles, con el consentimiento de quienes llevan el municipio”, sostuvo Ramos.

Denunció que esta misma política de anarquía la vivió Maturín bajo las dos últimas administraciones oficialistas que gobernaron la capital monaguense del 2004 hasta 2013, nueve años en los que creció el comercio informal en calles, plazas y avenidas del casco central. Sin embargo cuando inició La Mejor Maturín, el reto fue el de comenzar a despejar los espacios públicos para el disfrute de los ciudadanos, labores que después de un esfuerzo y un trabajo conjunto de varias direcciones de la Alcaldía, en dos meses se echó por tierra.