Calabozos en Venezuela: Entre el hambre y el olvido (Video)

Calabozos PoliSalias

 

Privados de libertad que se encuentran recluidos en los calabozos de la Policía del municipio Los Salias, conversaron con Lapatilla.com y describieron cómo es la vida cotidiana tras las rejas.

Los detenidos habitan con fraternidad dentro del encierro y la poca comida, que les llega a algunos, es distribuida entre los que ahí conviven. Un solo baño, y sin ningún tipo de reserva, es utilizado por todos.

El ocio solo les permite dibujar, leer la biblia y otros textos; Pasan el tiempo entre llenar crucigramas y leer algún periódico. Muy poco reciben la luz del sol y aguardan que en algún momento los visiten y les lleven alimentos.

Varios de los que se encuentran aprehendidos, expresaron estar ahí por haber cometido delitos de hurto y robo, aseguran que la necesidad los llevó a cometer el hecho punible ya que tenían esposas e hijo que mantener. Sin embargo asumen su responsabilidad, pero piden una oportunidad.

El respeto entre ellos es norma, al igual que el debido trato con los funcionarios policiales que los custodian. Saben que si se portan bien, la comunicación fluye con la autoridad.

Describieron vivir en condiciones no aptas para los seres humanos, están conscientes que las celdas en dónde se encuentran no son para permanecer más de 72 horas. Duermen en el suelo, sin luz, y no tienen ingesta de alimentos a diario. Denuncian el retardo procesal, la falta de atención y diligencia de los abogados (en su mayoría defensores públicos), sobre todo resaltan la mirada indiferente de los responsables del  sistema de justicia, que no les garantiza sus derechos fundamentales.

Vea y escuche los testimonios de los presos en Los Salias en el siguiente trabajo, saque usted sus propias conclusiones.

 

 

 

Daniel Guillermo Colina / @danielgcolina

Román Camacho / @RcamachoVzla