Ramos Allup y el gendarme necesario Por Luis José Semprum

thumbnailluisjosesemprum

Por enésima vez, Henry Ramos Allup prometió que la Asamblea Nacional removerá a Maduro del cargo. La primera promesa fue en enero de este año, al asumir la presidencia de la AN, cuando declaró que Maduro estaría fuera antes de seis meses. Y la última fue la semana pasada, cuando tuiteó que pronto Maduro estaría “disuelto”, luego de un juicio político exprés.

Pero si Ramos Allup vuelve a incumplir, entonces estará plenamente justificada una intervención del sector institucional de las Fuerzas Armadas, para evitar la debacle de Venezuela.

Resulta paradójico que Ramos Allup, el líder opositor que más se opone a un golpe militar, sea su principal instigador, por no atreverse a cumplir con sus obligaciones. La Asamblea tiene el deber de destituir a Maduro por muchas razones: su nacionalidad colombiana, sus nexos con el narcotráfico, su responsabilidad en la crisis humanitaria, su subordinación a Cuba, y un largo etcétera. Pero no termina de concretar su remoción. Siempre hay una excusa para no hacerlo, siendo la última “que así lo pidió el Papa”.

Pero esta vez el tiempo se acabó. La crisis es demasiado grave para seguirle dando largas al asunto. O sale Maduro o se termina de hundir el país.

Es inconcebible que, después de 200 años de vida republicana, los venezolanos clamen por una intervención militar. Espero que no sea la reafirmación de la tesis de Laureano Vallenilla Lanz sobre el “gendarme necesario”, según la cual se requiere un caudillo para gobernar naciones como la nuestra, porque no existe un pueblo capacitado para vivir en democracia.

Personalmente prefiero la tesis de Enrique Aristeguieta Gramcko, quien propone una reedición del 23 de enero, es decir, una acción concertada entre civiles y militares, para derrocar la dictadura y dar paso a un sistema democrático, pasando por un gobierno de transición.

Pero no es asunto de preferencias, sino de realidades. Mientras más se postergue la salida de Maduro y mientras más se profundice la crisis, entonces la tesis del gendarme necesario tendrá más probabilidades que la propuesta de Aristeguieta Gramcko. ¡Así son las cosas Ramos Allup!

@LuisSemprumH