Señalan a hermanos musulmanes tras el atentado en la iglesia de El Cairo

REUTERS/Mohamed Abd El Ghany
REUTERS/Mohamed Abd El Ghany

El ministerio egipcio del Interior acusó este lunes a la cúpula de los Hermanos musulmanes en Catar de haber entrenado y financiado a los autores del atentado que dejó 25 muertos en una iglesia de El Cairo el pasado domingo.

Los Hermanos musulmanes negaron estar implicados en este ataque, perpetrado en la iglesia San Pedro y San Pablo, vecina a la catedral copta San Marcos, sede del papa Teodoro II.

El atentado, que no ha sido reivindicado, fue el más mortífero jamás realizado contra la comunidad copta de Egipto.

“Su autor es Mahmud Shafik Mohamed Mostafá, de 22 años, que hizo estallar su cinturón de explosivos”, afirmó este lunes el presidente egipcio Abdel Fatah al Sisi.

El kamikaze había sido detenido en 2014, cuando se ocupaba de la seguridad de los convoyes de los Hermanos musulmanes. Fue dejado en libertad el mismo año, según el comunicado del ministerio del Interior.

Desde entonces era buscado en el marco de otras dos investigaciones de 2015 vinculadas a grupos fundamentalistas musulmanes, indicó la misma fuente.

Según el ministerio, un test de ADN realizado a partir de los restos del kamikaze permitió identificarlo.

En el marco de la investigación, se hallaron dos cinturones de explosivos listos para ser detonados así como material destinado a la fabricación de explosivos en un escondite de Mahmud Shafik Mohamed Mostafá y su grupo.

El ministerio del Interior divulgó además la identidad de cuatro personas –tres hombres y una mujer– detenidos en el marco de la investigación.

Rami Mohamed Abdel Hamid Abdel Ghani es sospechado de haber escondido explosivos y de haber alojado y preparado al kamikaze. Las tres otras personas son Mohsen Mostafa el-Sayed Casem, Mohamed Hamdi Abdel Hamid Abdel Ghani y Ola Husein Mohamed Alí, la mujer.

Los cuatro sospechosos comparecerán ante la justicia.

Las autoridades siguen buscando a otros sospechosos, según el comunicado. Entre ellos, Mohab Mostafa el-Sayed Casem, apodado “El doctor”, que dirigía el grupo.

Había viajado en 2015 a Catar para sumarse a la dirigencia de los Hermanos musulmanes que huyó de Egipto. Éstos le ofrecieron respaldo logístico y financiero para lanzar atentados en Egipto.

Tras su regreso a Egipto, se habría trasladado al norte del Sinaí para entrenarse en el manejo de armas y explosivos.

Una vez llegado a El Cairo, los Hermanos musulmanes le habrían pedido, desde Catar, preparar el atentado contra la comunidad copta egipcia. Fue con ese fin que habría entrenado, en el barrio al-Ceitún de la capital egipcia, a las personas encargadas de perpetrar el atentado.

Los ataques estaban destinados a “crear un conflicto religioso a gran escala”, declaró el ministerio del Interior.

El grupo Consejo revolucionario egipcio, presunta rama de los Hermanos musulmanes, había publicado el 5 de diciembre una declaración “jurando atacar a los jefes de la iglesia ortodoxa a causa de su respaldo al Estado”.

AFP