Bernabé Gutiérrez: Navidades blancas

thumbnailbernabegutierrez

En estos momentos de tanta desolación, frustración, incertidumbre y tristeza, debido a un gobierno corrupto y hampón que se ha llenado los bolsillo con dinero del pueblo, y que pretenden darnos sobras para sobrevivir en estas navidades, traigo a colación en mi mente y en la historia de este país, lo que significó para los venezolanos las navidades en la IV República, y como quedó anidado en el corazón de la gente las navidades blancas.

Épocas inolvidables para los venezolanos, donde reinaba la paz, la armonia, la reconciliación, la prosperidad y la huella de la navidad en cada uno de los hogares por más humildes que fueran. En nuestros hogares jamás faltaron las tradicionales hallacas y las famosas comilonas de estas temporadas, aunadas a los parrandones y a la algarabía colectiva para festejar estos momentos de encuentro y reconciliación.

Sin embargo, toda esa felicidad garantizada en los gobiernos blancos en Venezuela, ha sido empañada por esta desgracia llamada revolución, que sólo nos ha traído sangre, sudor y lágrimas a nuestro país, y Nicolás Maduro es el único responsable de esta catástrofe que vivimos, que es un delito de lesa humanidad porque ha volcado todo su odio y su maldad, contra un pueblo desválido que lo único que quiere es vivir en paz.

Los gobiernos demócratas siempre tuvieron como prioridad el bien de nuestro pueblo, y en las navidades como se dice coloquialmente, echaban la casa por la ventana para que la gente disfrutara estas fechas y para ello facilitaban operativos populares para que nuestra gente celebrara con algarabía y con la mesa llena.

Pues bien, aunque el gobierno al mejor estilo comunista pretende acabar con nuestras tradiciones e ilusiones, y llevarse la navidad por delante, porque el objetivo de la rebolución es exterminar a un pueblo y robarnos las esperanzas y las ilusiones.

Sin embargo, si hay futuro y ahora es cuando debemos abrigar esperanzas y sacar las fuerzas de las entrañas democráticas para salir de esta maldición de gobierno, a través de un cambio en el modelo político del país. Sólo así en Venezuela se abrirán las compuertas del cambio, del progreso, de la paz y la reconciliación.

Mi Venezuela mucha fuerza en estas épocas de reflexión y de unión familiar, más temprano que tarde saldrá la luz nuevamente y nos libraremos de las ataduras y la tiranía de este gobierno. Que Dios nos proteja y nos bendiga para enfrentar el 2017 en unidad y convicción para lograr el cambio que nos merecemos.

@adbernabe