Roberto Patiño y su equipo ratificaron su compromiso con la Caracas posible

Imagen RP (1)

Este fue un año complejo, pero eso lejos de ser un impedimento fue un incentivo para Roberto Patiño y su equipo, que con trabajo, esfuerzo y emprendimiento, continuaron con la promoción de una cultura de paz, convivencia y respeto: herramientas para construir el camino que cada vez más nos acerca a la Caracas posible.

Nota de Prensa

En el marco de Caracas Mi Convive, organización orientada a la generación de redes de apoyo comunitario en el Municipio Libertador, se desarrollaron 50 talleres de prevención de violencia, así como sus habituales actividades deportivas y culturales, concebidas como una efectiva dinámica para frenar el crecimiento de la delincuencia, en diversos sectores populares de la geografía capitalina. Patiño también coordinó 8 jornadas de salud.

Pese a la institucionalización de la violencia por parte del Gobierno, la esperanza y la voluntad de quienes no descansan por materializar un cambio, se impusieron. Quedó en evidencia que la solución a muchos de los problemas que aquejan a nuestra gente está en sus manos, solo es cuestión de acción, y la organización es un componente fundamental.

Alimenta la Solidaridad

Más de 500 niños residentes de zonas desasistidas de Libertador resultaron beneficiados con un almuerzo diario, en el marco de este proyecto que Roberto Patiño llevó adelante, desde el mes de julio, como una respuesta a la crisis alimentaria que  arropa al país.

El programa se desarrolló en  La Vega, Carapita, Los Mecedores (La Pastora), Las Mayas (Coche) y en el sector San Miguel de la Cota 905. En un trabajo conjunto con miembros de las comunidades se identificó a los niños beneficiarios y un grupo de voluntarios se encargó de trasladar, preparar y servir los alimentos.

Más de mil personas hicieron donaciones de dinero e insumos y así fue posible mantener la iniciativa que demostró que la solidaridad es un valor que florece en las situaciones más hostiles. Se tendió una mano a familias enteras que padecen el dolor y la angustia de no poder dar de comer a sus hijos.

Con un almuerzo diario ofrecido en comedores populares, cuya instalación fue gracias a la cooperación de vecinos y colaboradores, se ratificó el compromiso con nuestras comunidades, con los más vulnerables y  que la unión es vital para enfrentar horas difíciles.

Convivencia 2016

El empeño y la labor desempeñada durante estos 12 meses se tradujeron en  el empoderamiento de las comunidades y su organización en una gran red de apoyo y comunicación, logro celebrado en el evento denominado Convivencia 2016, que  tuvo lugar en la Hacienda La Vega.

A la jornada concurrieron más de 1.500 invitados procedentes de distintas localidades caraqueñas, todos participantes de Mi Convive, Alimenta la Solidaridad y las jornadas de salud. Allí los asistentes compartieron experiencias y visiones acerca de la Caracas que anhelan, esa por la que día a día se lucha para que abandone la lista de las 10 ciudades más peligrosas e ingrese a lista de las 10 ciudades más visitadas.

Once líderes contaron sus historias y aportes dentro de sus zonas en aras de combatir la violencia y promover la convivencia, indicaron cómo lograron revertir experiencias de sufrimiento en acciones genuinas, contribuyendo a la prevención de la violencia y a mitigar, en lo posible, el hambre, dos de los grandes males que hoy azotan a Venezuela.

Jhonatan Leiva (La Vega), Leandro Buzón, (fundador de Mi Convive, 23 de Enero), Carlos Carrasco (Caricuao), Abraham Viera (La Pastora), Neorelys Muñoz (Cota 905), Rodriga Flores (La Vega), Alba Páez (Carapita), Víctor Navarro (San Agustín), Elizabeth Tarrio (Cotiza), Miguel Molina “Miguelón” (San Agustín) y Alexander Campos (Petare), relataron sus vivencias.

Los asistentes se divirtieron con variedad de juegos dispuestos en los jardines de la hacienda, entre ellos las postas, organizadas por el campamento La Llanada y donde los niños mostraron su percepción acerca de aspectos de la vida ciudadana: parques, educación, escuelas, deportes, cultura, música-arte, salud, turismo, transporte, alimentación, policías, seguridad y medios  de comunicación. También manifestaron cómo imaginan la Caracas de la convivencia y lo aprendido en esta actividad.

Para finalizar la cita se armó en un mural el mensaje que demuestra el germen del trabajo conjunto: “La Caracas de la convivencia está aquí”.