Turba enardecida destrozó una comisaría en Buenos Aires

Referencial
Referencial

 

Decenas de argentinos provocaron varios destrozos en una comisaría de Buenos Aires reclamando “más seguridad” después de que un niño de 14 años falleciera hoy tras recibir un disparo en la cabeza el sábado, cuando iba en un automóvil con su abuelo.

EFE

El niño murió hoy tras ser desconectado de un respirador artificial, señaló la agencia de noticias argentina Télam.

El abuelo del niño conducía por una zona en la que unos delincuentes intentaban asaltar a una mujer y a su hija, que iban caminando por la zona.

Los incidentes en la comisaría comenzaron hoy, cuando un grupo de personas rompió puertas y ventanas al grito de “que se vayan todos”.

Una vez ocupada la delegación, rompieron también ordenadores y televisores.

La denuncia de los habitantes se centra en la ausencia de policía en la zona.

Hace dos semanas mataron a un médico a siete cuadras del hecho.

El ministro de Seguridad de Buenos Aires, Martín Ocampo, dijo hoy que el reclamo por mayor seguridad es “justo”, pero señaló que los “cambios no son de un día para otro” y los convocó a una reunión para este martes en el ministerio, añadió Télam.