Luis Eloy Añez: Un GPS para el viaje del atleta

thumbnailLuisEloyAñez

Muchos se inician en la fascinante travesía del deporte con gran pasión, esfuerzo y la ilusión de alcanzar un gran sueño: verse entre los mejores del mundo, en la élite profesional… Ahora bien, cuando iniciamos un viaje a un destino desconocido, lo primero que debemos hacer es buscar el navegador y calcular la ruta, la cual debe ser revisada regularmente a fin de asegurarnos que estamos en curso.  Lo mismo aplica al viaje del deportista o atleta. Para poder lograr su sueño, ver el horizonte llamado oportunidad o simplemente desarrollar su máximo potencial y disfrutar del viaje, debe contar con un Google Map o GPS para su camino deportivo. Un plan, una guía, una ruta medible para cada una de las etapas de su desarrollo. Así, se podrá intervenir, potenciar y saber que está en el curso correcto. De lo contrario, quedará a la suerte del destino, sin rumbo claro, extraviado como la gran mayoría de nuestros potenciales campeones. ¡Soñar es insuficiente!

La literatura deportiva y las estadísticas internacionales revelan cifras que impactan. Entre los 14 y 16 años de edad, ya un 70 a 80 % de los  jóvenes ha abandonado el deporte organizado –su sueño– y aquellos que llegan a la élite profesional o mundial no pasa del 0.01 a 2% a lo sumo, dependiendo de la disciplina… Las razones son múltiples y, entre las  principales, tomando como referencia un estudio realizado en los Estados Unidos por ESPN (2013), destaca, como primera causa, con un 39%, que no se divertían. Paradójicamente, fue la razón por la que se iniciaron. La excesiva presión de los padres / entrenadores y un entorno orientado a resultados los terminan desmotivando. La segunda, las lesiones, registró un 29% del total. Muchos hubiesen podido evitarlas. La tercera, haberle dado prioridad a los estudios, fue mencionada por  un 36 % de las mujeres y 27% de los hombres. Aunque se refieren más razones, la pregunta que cabe hacerse es: ¿cuántos  conductores (entrenadores, padres e instituciones deportivas), piezas claves  y responsables de guiar a los atletas en su travesía, cuentan con la suficiente preparación y conocimiento  para asumir ese rol? Como ocurre en la educación formal académica, la escuela (entorno), los maestros (entrenadores) y la familia son los responsables de estimular a sus alumnos (atletas) hacia la excelencia y obtener lo mejor  de ellos. Si queremos mejorar estas estadísticas tan desoladoras, cabe preguntarse si tendremos que abandonar el tradicional paradigma de ver al deporte solo como una actividad extra-curricular.

En el contexto de lo anterior, con el propósito de contribuir al desarrollo de nuestros futuros atletas, rescatar a la gran mayoría que abandona e incrementar las posibilidades de alcanzar su sueño, me permito presentarles el concepto del GPS4Sports (GPS para el deporte). Una metodología que se basa en un modelo de acompañamiento integral y sistémico, para todos los actuales y potenciales deportistas de cualquier disciplina. Una guía que persigue acompañar al atleta en su viaje, identificar y concientizarnos sobre los aspectos más importantes que impactarán su curso y empoderar, en un rol positivo, al padre, al entrenador y a la academia formativa con los conocimientos y preparación para que la formación del atleta sea integral alcance el  nivel más alto posible, de acuerdo a sus condiciones naturales y talento potencial.

Para describir claramente el concepto del GPS4Sports recordemos cómo funciona un GPS… EL GPS nos  permite conocer la ubicación de un lugar-meta y saber cómo llegar hasta él partiendo del sitio donde se está. Es un Sistema de Posicionamiento Global que utiliza satélites como puntos de referencia para lograr conocer la ubicación exacta de un objeto en la tierra. Esto se logra entre el dispositivo y al menos 3 satélites que permiten triangular su posición. La mayoría de los GPS utilizan entre 6 y 12 satélites en simultáneo. Asimismo, está compuesto de 2 elementos adicionales: un programa que funciona como  sistema de navegación y un conjunto de mapas de la ciudad por la que se está transitando. Cuando le indicamos un punto-meta, las calles y la altura se transforman en coordenadas. Considerando tanto la ubicación espacial como el sentido de las calles, el GPS nos indicará luego cómo llegar… ¡Así funciona el GPS!

Basados en estos principios, el GPS4Sports contempla en su metodología 5 áreas fundamentales de atención que a partir de ahora llamaremos Satélites. Cada uno de ellos requerirá de una medición (diagnóstico),  intervención y seguimiento permanentes para que el atleta y sus conductores (el equipo de apoyo) puedan trazar la ruta de viaje, realizar los correctivos necesarios para mantenerse en curso y guiarlo a su máximo potencial… ¡Abróchense entonces los cinturones!… Viajemos a cada uno de los satélites. Con su conocimiento aplicado el sueño se hará mas cercano,  y mas factible.

Satélite # 1: La estructura y preparación física. La construcción del físico de un atleta se asemeja a la de un edificio. Antes de construir sus pisos, debes asegurarte de tener bases sólidas, fuertes y resistentes. Todos los atletas, incluso aquellos con genes deportivos, nacen y se pueden desarrollar con desbalances en su estructura física, por lo que es muy importante diagnosticar y atenderlos desde una temprana edad (los médicos fisiatras y médicos del deporte, lo recomiendan a partir de los 8 años). La evaluación músculo-esquelética-postural, en general para todos y en especial e impostergable para los atletas en alta competencia, es fundamental para mejorar su nivel funcional, corregir deficiencias, mejorar capacidades motoras, optimizar el control / coordinación neuromuscular y prevenir lesiones. Esto aplica a todos los atletas y deportistas de cualquier edad.

Al respecto, durante los últimos 2 años, he realizado más de 100 entrevistas personales a padres amigos y entrenadores (nacionales e internacionales), en los ámbitos del fútbol, béisbol, natación y tenis. Todos sus hijos o pupilos están  federados en sus correspondientes disciplinas y en edades que oscilan entre los 9 y 14 años. Para mi asombro, NINGUNO le ha hecho una evaluación de diagnóstico preventiva / correctiva a sus hijos atletas. Solo unos pocos, después de haber sufrido lesiones, han tomado conciencia de su importancia. Me pregunto: ¿estará este centenar de atletas ya predestinado a caer en las ya referidas estadísticas? Una página especializada en medicina deportiva preventiva, www.stopsportsinjuries.org, estima que 2/3 de las lesiones se producen por sobrecarga de ejercicios (la gran mayoría de ellas se han podido haber evitado) y el otro 1/3  por traumatismos propios de la práctica del deporte.

Otra historia contaríamos si todos los atletas tuviesen la oportunidad de corregir y mejorar su estructura física (solo la práctica del deporte no es suficiente) y si se les aplicase un programa de entrenamiento físico de calidad, acorde con la edad, nivel y deporte que practiquen. Solo así  se mantendrían en curso, evitarían lesiones, desarrollarían mejor su nivel de juego, prolongarían su carrera deportiva y nivel de disfrute. Como bien sabemos, el deporte evoluciona cada día con nuevas superficies, materiales, niveles de exigencia, tecnología, etc. Es por ello que la preparación física y preparadores calificados tienen una creciente importancia en los entrenamientos y formación de deportistas desde muy chicos y de manera continua.

Satélite # 2: La formación técnica: La calidad de la formación técnica debe ser la mejor  desde que el niño comienza a dar sus primeros pasos en el deporte hasta su edad adulta. Está más que comprobado lo fundamental que es el “caer en las manos indicadas”. La  selección de la academia formativa y/o entrenador es tan importante como la elección misma de la escuela donde va a estudiar ¡Si queremos lo mejor, busquemos lo mejor… y exijamos lo mejor!. El nivel de preparación, calidad pedagógica  y experiencia de sus entrenadores, tendrá un gran impacto sobre el curso del viaje y desarrollo continuo del potencial del atleta. Su visión y conocimiento sobre el desarrollo integral del atleta serán determinantes.

La bibliografía especializada en deportes también hace mucho hincapié en la importancia de estimular a los niños, desde una edad muy temprana, a la práctica de múltiples disciplinas deportivas. Esto, sin duda, contribuirá a que adquiera mejores y variadas destrezas físicas y técnicas que capitalizará cuando elija y se dedique a una sola actividad deportiva. Asimismo, el número de horas, calidad e intensidad de los entrenamientos son fundamentales.  Como reza una memorable frase anónima: “Las medallas se ganan durante el entrenamiento, el día de la competencia solo vamos a recogerlas”.

Ahora bien, cabe preguntarse, ¿cómo sabemos si el atleta va en el curso correcto, si los aspectos biomecánicos, los técnico-tácticos del deporte específico que eligieron practicar van desarrollándose acorde con su edad y potencial? Estos se deben medir y evaluar de manera sistemática. No basta el buen ojo del entrenador. Existe para cada disciplina, a nivel mundial, diversos métodos de medición y evaluación con tecnología de punta disponible, como el video análisis (ver la aplicación Coach’s Eye) y otras más avanzadas que podrán apreciar en la página www.playsight.com. El contar con estas herramientas de medición, le permitirá al atleta, padres y a su equipo de entrenadores, conocer sus fortalezas, identificar su potencial y áreas de oportunidad. Es decir, su ubicación real y la ruta por trazar.

Satélite #3: El psico-emocional. La mente y las emociones dirigen el curso del viaje. Son nuestros más grandes impulsores e influencian de manera directa nuestro físico y desempeño deportivo. El nivel de exigencia de todas las disciplinas deportivas en general es tan alto que requiere de una gran fortaleza, agilidad mental, carácter ganador, nivel de disfrute, así como un elevado poder de concentración y resolución de problemas en tiempo real. Todas estas competencias son medibles y mejorables, siempre sobre la base de una estructura emocional que las apoye y acompañe.

El soporte de la estructura emocional recae principalmente sobre la calidad de la relación y acompañamiento de 3 pilares: 1) Los padres con el atleta. Más allá de transportarlos y pagarles los gastos, su apoyo e involucramiento debe ser cercano, con un  alto nivel de preparación y conocimiento tanto sobre la naturaleza del deporte que practican, como  sobre el deseo o sueño de su hijo (no el de ellos). Una relación nutritiva, asertiva, de soporte y  alejada de la obsesión por los resultados o éxito marcará la diferencia. 2) Los entrenadores con el atleta. En su rol, no solo deberán buscar formar a atletas campeones con un alto nivel competitivo, motivación, disciplina y desarrollo de su máximo potencial atlético, sino también a personas integrales, fomentando los valores de deportividad y respeto que los acompañarán el resto de su vida y 3) El equipo padre-entrenador. Esta relación debe basarse en una estrecha comunicación y confianza y perseguir el mismo objetivo de acompañar al atleta en su sueño y disfrute del viaje. Definir y construir conjuntamente su ruta de viaje, el plan de acción y los recursos necesarios, potenciarán las probabilidades de éxito y permanencia en el deporte.

El soporte de un psicólogo deportivo en esta área juega un rol importantísimo, tanto para las mediciones e intervenciones correspondientes, como para promover y asegurar la aplicación de las mejores prácticas en pro del desarrollo y bienestar integral del atleta.

Satélite # 4: Salud y nutrición: La combinación de la carga hereditaria, predisposición genética, aunada a nuestros hábitos de vida e inclusive la cultura alimentaria familiar y de país, marcan fuertemente las condiciones y  calidad de la salud de nuestros atletas y futuros campeones. ¡No solo el linaje se hereda!… Conocer sobre las condiciones específicas de salud y nutrición de cada atleta debe ser el punto de partida para diseñar el programa de alimentación por cumplir, acorde con las altas exigencias físicas del deporte que practique. Más aun en el caso de la alta competencia. Desconocer este aspecto pone en riesgo su desempeño deportivo, exponiéndolo incluso a posibles lesiones por falta de los nutrientes necesarios. ¡Comer y beber no es lo mismo que alimentarse e hidratarse!

La travesía deportiva va a requerir de una evaluación antropométrica y nutricional a temprana edad del atleta. A partir de allí se podrá determinar su condición y diseñar el plan nutricional  que lo llevará, en su trayectoria y bajo un régimen disciplinado, a alcanzar su mejor desarrollo y nivel de desempeño posible antes, durante y después de la práctica del deporte, tanto durante los entrenamientos como en las competencias.

Es importante señalar que para su implantación va a ser fundamental la incorporación de un nutricionista y la supervisión permanente de todo el equipo multidisciplinario que apoya al atleta. Un cuerpo sano, fuerte y bien nutrido, solo se logra bajo un programa personalizado, disciplina, supervisión y medición continua.

Satélite # 5: Equipamientos y recursos. Así como planificamos el presupuesto para un viaje de placer, lo mismo debemos hacer respecto al viaje del atleta, asegurándonos de contar con alguna institución pública o privada que lo apoye en el tiempo. Tomar previsiones al respecto es muy importante para cubrir todos los gastos asociados a su desarrollo deportivo y no encontrarnos a mitad de camino sin los recursos necesarios para completar la travesía.

La inversión en equipamiento, indumentaria, entrenamiento, viajes de formación, torneos, etc., puede ser alta y, en la medida que evoluciona el atleta, crece. En este sentido, conocer y buscar orientación anticipada sobre los costos y opciones de financiamiento que la disciplina va a requerir  puede ser determinante, inclusive para la elección misma del deporte.

Una noticia alentadora y recién publicada fue que la empresa Nike, marca líder mundial en indumentaria deportiva, anunció que buscará un atleta que corra el maratón en menos de 2 horas (hasta la fecha el récord es de 2:02:57). El proyecto se llama Breaking2. Tratarán de “redescubrir el potencial humano”, invirtiendo tiempo y recursos, trabajando con equipos líderes en varios campos científicos y deportivos (biomecánica, entrenamiento, diseño, ingeniería, desarrollo de materiales, nutrición, psicología del deporte y fisiología). Una hazaña o reto que algunos interpretan como equivalente a llevar al hombre a la luna. Ahora imagínense una noticia como esta emitida por una empresa similar o ente público donde se anuncie que bajará el nivel de deserción del deporte en un porcentaje significativo ¿Llegará ese día? ¿Aparecerá algún visionario que lo conciba como un modelo de negocio o social que lo haga atractivo y se articule masivamente?

Sobre el viaje… el  camino es largo y muchos factores, cambios de rumbo e imprevistos van a aparecer y amenazarán con interrumpir la travesía y sueño del atleta, por lo que, mientras menos aspectos dejemos al azar, más aumentaremos sus posibilidades de éxito. El futuro no lo podemos dejar en manos del destino, ni de gente que no esté lo suficientemente preparada para integrar el equipo. El modelo GPS4Sports y el equipo que lo conforma puede funcionar como guía para cualquier disciplina y destino que se aspire alcanzar, bien sea la élite profesional, una beca universitaria o simplemente permanecer y disfrutar del deporte elegido de por vida. “Lo que se mide, se puede controlar y lo que se controla se mejora” Peter Drucker.

Si has llegado a leer hasta aquí, tomas en serio la práctica del deporte y consideras relevante los aspectos tratados en cada uno de los satélites del modelo del GPS4Sports. Te invito entonces a tomar más consciencia de ellos y a plantearte, en tu rol de coach-entrenador, padre, atleta o institución deportiva, el reto de aplicarlos. El tiempo del atleta no es reversible, pero sí estamos a tiempo de ofrecerles  un futuro más prometedor, permanencia en la disciplina y la posibilidad de edificar su sueño deportivo… ¡Vamos que sí!

 

Para mayor información contáctenos a través de [email protected]

Luis Eloy Añez

Life Coach