Rafael Piña Pérez: Inflación y escasez. ¿Viene un colapso económico?

thumbnailRafaelPiñaPerez

La economía venezolana está atravesando la más grave crisis de su historia, coincidiendo con los precios del petróleo más altos de la era petrolera mundial y con los niveles de endeudamiento interno y externo  también más altos de nuestra economía. Por la exportación petrolera y por endeudamiento externo ha ingresado al país desde que se inició este régimen inepto y autocrático la bicoca de más de billón y medio de dólares, mientras hoy poseemos un nivel líquido de reservas internacionales por debajo de Bolivia. Tenemos la inflación más alta de América y aún del mundo y la escasez en general de bienes y servicios en ascenso. Para este año  2016 una inflación por encima del 500% de acuerdo a estimaciones de la CEPAL y el FMI. La inflación y la escasez, en vez de atenuarse, se agravan a medida que transcurre el tiempo, por no tomarse las medidas económicas adecuadas y oportunas  ¿Qué pasó que hoy no tenemos reservas suficientes para atender nuestras importaciones y el servicio de la deuda pública?.

    El llamado socialismo del siglo XXI prometió destruir el capitalismo para reemplazarlo por un sistema  comunista, cuando todos las modalidades de comunismo han fracasado en el mundo, como lo demostró el derrumbe del muro de Berlín:  El comunismo dejó arruinados a todos los países que lo han transitado, pronosticaron sus ideólogos y propulsores que este sistema superaría al capitalismo en bienestar para la sociedad. En la práctica fue todo lo contrario: Escasez, desabastecimiento por bajo crecimiento de las fuerzas productivas y acentuó las injusticias que heredó del capitalismo. Destruyeron la economía de mercado e instauraron un sistema estatista que controla no solo la economía sino a la sociedad toda en lo político, social, cultural, hasta religioso, etc. Fueron famosas las colas de las familias en lo que fue la URSS y los demás países comunistas para proveerse de las cosas más esenciales. En Cuba, no hay tantas colas, simplemente que al agotarse la limitada tarjeta de racionamiento, la gente no puede comprar más nada. La inflación controlada artificialmente, devino en hiperinflaciones en la mayoría de esos países.

    Si bien Venezuela no ha alcanzado los niveles de estatización de la economía que vivieron los otrora países comunistas, las familias tienen que enfrentar crecientes colas para encontrar cada vez menos productos con un continuo ascenso de precios, hasta el punto que para el mes de Noviembre 2016, de acuerdo al CENDAS se requieren 23 salarios mínimos para cubrir la cesta básica de alimentos y servicios. Los sondeos de DATANÁLISIS expresan que más del 80% de la población recibe ingresos entre dos y cuatro salarios mínimos. ¿Cuánto nos ha empobrecido el socialismo del siglo XXI?. En resumen las reservas internacionales fueron tomadas por el gobierno y utilizadas para fomentar empresas parasitarias, regalar a otros países, compras de armas obsoletas de la guerra fría y unas cuantas cuentas de dinero robado existentes en la banca suiza, Andorra, Edos Unidos, etc.  Hemos venido insistiendo desde hace varios años en la necesidad de retomar la senda del crecimiento sostenido de la economía, respetando la propiedad privada y no seguir expropiando empresas en producción ( la creciente toma  de galpones de varias empresas productoras de refrescos y alimentos es mala señal). O se olvida el gobierno de la ruta comunista o se agravará la escasez y la inflación para enrumbarnos  a un colapso de la economía  con consecuencias impredecibles para todos los venezolanos, el tiempo apremia.  Seguiré en el tema.

*Econ, prof. Titular de LUZ